SOCIEDAD

Una madre de Zaragoza denuncia que su hija lleva cuatro años secuestrada en Rumanía

Ha decidido desvelar públicamente su caso, pese a las amenazas de muerte que asegura haber sufrido durante todo este tiempo

efe - Actualizado: Guardado en: Aragón

Vanesa Murcia, una madre de Zaragoza, ha denunciado públicamente el «secuestro» de su hija Denisa durante su estancia en Rumanía en 2009, donde le fue arrebatada con tan sólo dos años de edad por el propio padre, quien le prohibió, bajo «amenaza de muerte», volver a verla.

Con fotografías de su hija Denise, a quien no ve desde hace «cuatro años y 1.460 días», y sin poder aguantar las lágrimas, Vanesa ha comparecido este martes antes los medios de comunicación para dar a conocer su caso, después de que las denuncias interpuestas durante estos años.

Lo ha hecho acompañada de la presidenta de la Fundación Filia de Amparo al Menor, Lucía del Prado, y el abogado y ex magistrado, Francisco Serrano, quien ha criticado que los tribunales en España, con las «carencias de las actuales leyes» en esta materia, no hayan protegido el interés de esta menor «secuestrada».

Vanesa ha recordado que, desde el primer día que llegó a Rumanía, la familia paterna de la niña le prohibió atender a su hija de tan sólo dos años y le obligó, bajo «amenaza de muerte», a regresar a España sola en un autobús y sin dinero.

No le dejaron tampoco despedirse de la niña, ni abrazarla, tan sólo le dieron un mechón de pelo, como único recuerdo, ha afirmado.

«Yo escuchaba a mi hija llorar al otro lado del tabique y me decían que me fuera», ha relatado Vanesa, quien ha recordado cómo le arrancaron a su hija del pecho, para ponerla a «mamar de la teta de una vaca» y «de verdad esto fue así».

Ahora, cuatro años después, desconoce el paradero de la niña, sólo sabe que no está con su padre, puesto que antes de viajar a Rumanía firmó, totalmente «engañada» y «coaccionada», ante notario en España unos documentos que daban la potestad a la abuela paterna de la niña.

Ha reconocido sentir «miedo» por contar su caso a los medios de comunicación, porque ha estado «amenazada» antes y después del secuestro de su hija por parte del que fuera su pareja, quien le maltrató durante años.

También fue maltratada durante el periodo de gestación, cuando con 17 años recibió una patada en el vientre estando embarazada de seis meses, además de otras agresiones, que ocultó por «miedo y vergüenza» a su familia.

Toda la actualidad en portada

comentarios