• Última Hora Alfonso Grau, imputado por la financiación irregular continuada del PP de Valencia
  • Última Hora El Gobierno retrasa la aprobación de los Presupuestos de 2018 una semana

Internacional

Escándalo tras la elección por la ONU de un saudí como líder del comité de DDHH

Arabía Saudí está considerado el país que menos respeta los derechos contra las minorías y más ejecuciones realiza

Faisal bin Hassan Trad, el día que presentó sus credenciales a la ONU como embajador
Faisal bin Hassan Trad, el día que presentó sus credenciales a la ONU como embajador - onu
abc.es - Madrid - Actualizado: Guardado en: Internacional

Las Naciones Unidas (ONU) ha desatado la ira tras la «escandalosa elección de Faisal bin Hassan Trad para el puesto más alto sobre derechos humanos, a pesar del régimen represivo que este año, de momento, ha realizado más decapitaciones que el Estado Islámico.

El nombramiento de Faisal bin Hassan Trad para presidir una comisión de expertos independientes en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) ha levantado un aluvión de críticas dirigido al régimen saudí por su trato a las minorías y su aparente afición a la pena capital.

Trad, el embajador de Arabia Saudí en la ONU en Ginebra, fue nombrado para este puesto en junio, poco después de que el Arabía Saudí publicará un anuncio en los medios buscando ocho nuevos verdugos, aunque la noticia no ha trascendido hasta ahora.

El director ejecutivo de UN Watch, Hillel Neuer, describió la medida como una victoria para el petróleo sobre los derechos humanos. «Arabia Saudita tiene posiblemente el peor récord en el mundo cuando se trata de la libertad religiosa y los derechos de las mujeres, y continúa encarcelando el blogger inocente Raif Badawi.», informa «The Independent».

Asimismo, para Neuer este nombramiento puede haber sido un premio de consolación para los saudíes después de que retiraron su candidatura para presidir el consejo de 47 naciones tras la condena internacional de los derechos humanos en el reino.

La esposa de Badawi, Ensaf Haidar, que ha estado liderando una campaña para liberar a su marido, dijo que la medida da a Arabia Saudita «luz verde para comenzar a azotarle de nuevo».

Un informe de Human Rights Watch de 2015 acusó a los saudíes de «discriminación sistemática contra las mujeres y las minorías religiosas» y denunció que «cientos de personas eran sometidas por las autoridades a juicios injustos y detenciones arbitrarias».

En los primeros seis meses de 2015, Arabia Saudí decapitó a más de 100 personas. Decapitaciones, flagelaciones y mutilaciones son comunes como castigos por delitos que incluyen el uso de drogas y el contrabando, la homosexualidad y el adulterio.

Toda la actualidad en portada

comentarios