Internacional

Internacional

Vuelve la farsa electoral cubana

Día 04/02/2013 - 02.52h
Temas relacionados

La isla «elige» este domingo a los miembros de su Asamblea. Así funciona esa patraña «democrática» sin más opción que el partido único

Los cubanos escenifican este domingo de nuevo la farsa electoral para renovar su Asamblea Nacional y las asambleas provinciales, tras un intrincado proceso de selección de candidatos, la mayoría militantes del partido único. Laoposición solo participa con su ausencia del teatro: insta a la abstención o al voto nulo o en blanco.

Unos 8,5 millones de electores están llamados a las urnas para ratificar la lista única de 612 diputados para el mismo número de escaños y a los 1.269 delegados provinciales. Aspirantes desconocidos por la mayoría de la población: no ha habido campaña electoral, ni debate sobre la dramática situación económica de la isla, ni programas.

Los ciudadanos solo quieren salir del paso, marcar el círculo de la papeleta y volver a casa. Todo antes de que su nombre aparezca en la lista negra de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) —chivatos que controlan a los vecinos de cada edificio— y afecte a su trabajo o a sus estudios, explicaron analistas consultados por ABC.

El ensayo de la «opereta burlesca», como la describía hace poco el disidente Oscar Espinosa Chepe en Cubanet, fueron las elecciones municipales del pasado trimestre. Organizadas por los temidos CDR, la mayoría de los aspirantes eran militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC), de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) o militares.

La puesta en escena continuó con la selección de candidatos a diputados y delegados provinciales, en la que participaron organizaciones sociales afines, como la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). En este caso, la mitad de los aspirantes son delegados municipales y la otra mitad cargos medios y altos de la dictadura comunista.

Retórica oficial

«Este proceso garantiza que nuestra Asamblea Nacional sea tan rica; en ella lo mismo se encuentra un artista famoso, un deportista de altísimo rendimiento, un médico, un agricultor, un obrero, un estudiante», explicaba en la web del régimen Cubadebate el vicedecano de Derecho de la Universidad de La Habana, Juan Mendoza.

La edad media de los aspirantes a diputados es de 48 años, cerca del 49% son mujeres, el 37% negros o mestizos y en torno al 83% tiene estudios superiores, según datos oficiales. Espinosa Chepe, de 72 años, subrayó la «tendencia política oportunista» de elegir como candidatos a mujeres, jóvenes o negros, en esta «farsa, superior a la que hacía Fulgencio Batista».

Para el defensor de derechos humanos Elizardo Sánchez no hay duda: la mayoría de los aspirantes a la Asamblea Nacional del Poder Popular son miembros del partido único, «salvo dos o tres religiosos evangélicos». «Es un proceso de votación, no hay tales elecciones, es la carrera de un solo caballo, un solo partido», resumía el portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

El día de autos, los ciudadanos acuden a uno de los 29.942 colegios electorales habilitados; todos son conocidos de los CDR, que llegan a buscar a sus casas a los remolones para que voten. Aunque la cabina está cerrada, pocos osan garabatear la papeleta o escribir «Abajo Fidel». Cuando el ciudadano deposita la papeleta, dos «pioneros» de la revolución, colocados a cada lado de la urna con su pañuelo rojo al cuello, gritan «¡votó!» acompañado de un saludo militar.

Dos candidatos octogenarios

Fidel y Raúl Castro, de 86 y 81 años, son una vez más candidatos a diputados por los municipios orientales de Segundo Frente y Santiago de Cuba. Mientras que el actual presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, de 75 años, no aparece en la lista única; por lo que se deduce que será reemplazado en el cargo que ocupa desde 1993, previsiblemente por alguien próximo al general de Ejército. Si cumple su promesa de limitar los cargos a un máximo de diez años, será el último mandato presidencial de Castro, tras su indudable reelección por la nueva Asamblea.

Mariela Castro Espín, la hija del actual número uno cubano, será una de las principales caras nuevas. Mariela defiende los derechos de los homosexuales desde la dirección del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (Cenesex). Otros nombres del próximo Legislativo son el conocido como «zar de las reformas económicas» Marino Murillo y el Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler.

Consumada la farsa electoral, la nueva Asamblea ya está lista para designar al Consejo de Estado con «una coreografía perfecta, todos los diputados levantan y bajan la mano al mismo tiempo», señaló con ironía un diplomático occidental.

Así se consuma

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

La comida de la conspiración

Tres expresidentes se reúnen en torno a una mesa. Madrid intriga a todas horas

Lo último...

ABC Viajar

Viajes

Así es el verdadero acantilado de la serie Broadchurch

J. F. A.. El escenario real del drama es una de las zonas más bellas y menos conocidas por los españoles de la Costa Jurásica, al sur de Inglaterra

Más información en VIAJAR

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.