Padres e Hijos

Educación hijos «Los padres estamos a tiempo de evitar que la infancia de nuestros hijos se acorte»

Día 04/06/2014 - 12.54h

La investigadora Catherine L'Ecuyer considera que se ofrecen demasiados contenidos a los niños reduciendo su capacidad de asombro ante el entorno y, por tanto, su infancia

«Los padres estamos a tiempo de evitar que la infancia de nuestros hijos se acorte»

Catherine L'Ecuyer, autora de «Educar en el asombro» (Plataforma Actual) y creadora del blog Apegoasombro considera que muchos padres son víctimas de la industria del consejo empaquetado. «En los últimos años nos hemos dedicado a poner en práctica pautas, consejos, instrucciones, pensando que, de lo contrario, nuestros hijos no van a tener éxito ni estar bien educados». Sin embargo, L'Ecuyer aboga por volver a conectar con la sensibilidad, por conocer mejor a nuestros pequeños para encontrar respuestas a lo que debemos de hacer. «Hay que volver a lo esencial, a lo de siempre, lo que que no significa hacer lo mismo que antes».

—¿Por dónde empezar?

Primero debemos preguntarnos cómo es el niño, su forma de ser... No hay que olvidar que un niño nace asombrado, entendiendo el asombro como su deseo por conocer, lo que le llevará a explorar y descubrir por él mismo todo lo que le rodea. Nos preocupamos mucho por pensar que los niños no están motivados o no aprenden al ritmo esperado. Estos dos problemas se producen porque se ha perdido el sentido del asombro. Debemos respetar sus propios ritmos, su inocencia, y las etapas de la infancia porque estamos acortando la infancia y logramos una adolescencia más larga. También hay que respetar su silencio para que puedan interiorizar el aprendizaje; mantener su sed de misterio, así como rodear a los niños de belleza, porque hoy solo están rodeados de juguetes.

—¿Por qué se ha acelerado tanto este ritmo a los niños?

—Hay muchos mitos en neurociencia que se han importado al ámbito de la educación, y uno de ellos es que «cuanto más y antes, mejor». Pero la neurociencia demuestra que no es verdad. Estas conclusiones están muy documentadas, pero no hay debate sobre ello. Ese es el problema. Es más, si vemos los resultados educativos de Finlandia se observa que más no es mejor. Hay una obsesión de los padres por que sus hijos sean competitivos, productivos. Es un error porque si queremos que sean emprendedores e innovadores lo que tenemos que hacer es fomentar su asombro, que es lo que hace que una persona busque retos que se ajusten a sus capacidades. Otro motivo, y no es culpa de los padres, es que trabajan muchas horas y no pueden conciliar tanto como quisieran y llega un momento en que no saben qué hacer con los niños. Lo más cómodo: darles pantallas para que se entretengan.

—¿Cuál es el verdadero problema de que estén jugando delante de una pantalla?

—Los niños se han acostumbrado desde muy pequeños a consumir pantallas. La Academia Americana de Pediatría dice que de 0 a 2 años los niños no tendrían que ver ninguna pantalla, sin embargo, ven contenidos que no les toca por edad.

—¿Qué consecuencias tiene este comportamiento?

—Que con dos años piden contenidos de cinco, y con cinco años contenidos de siete, lo que contribuye a que les acostumbremos a una sobrestimulación cada vez mayor. El niño entra en lo que llamo «el círculo vicioso de la diversión». Cuando le sobrestimulamos desde fuera hacia dentro, el niño deja de asombrarse, pasa a depender de la fuerza externa de estímulos para motivarse, y llega un momento en que se muestra completamente pasivo, con el riesgo de que pase a otra fase que es de adicción y pida contenidos cada vez más fuertes.

—¿A qué edad están preparados?

—No hay una edad determinada. Los niños son distintos a las niñas, depende de su maduración, de sus padres, de si es el primer hijo o no... No podemos ir por la vida con recetas. Pero el criterio general es que los hijos estén preparados porque han desarrollado diferentes virtudes y cualidades que les permiten estar inmersos en ese mundo, como es el sentido de intimidad, el respeto por los demás... cualidades que deben desarrollar antes de entrar en el mundo online.

—¿Hay vuelta atrás? ¿Se puede poner freno a esta tendencia y volver a dar a cada etapa lo que le corresponde?

—Sí. Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos. Ellos no actúan así por mala fe. Sí por falta de información. Debemos preguntarnos por qué la información correcta no llega. Nos llegan de EE.UU. las hamburguesas y las series violentas, pero no los estudios que realizan y advierten de lo que hace daño a nuestros hijos.

—Un niño muy estimulado, ¿será en el futuro una persona frustrada?

—Algunos informes dicen que por cada hora de televisión, los niños con menos de tres años tienen un 10% más de probabilidades de tener inatención con siete. Muchas madres cuando se enteran se llevan las manos a la cabeza porque todos hemos hecho eso alguna vez. También existe la creencia de que los juguetes educativos que hablan, aprender inglés con dos años o que vean DVD son buenos para su desarrollo. No es verdad. Hay estudios que asocian que el entrenamiento de los DVD con una disminución del vocabulario. Todo eso se tiene que divulgar. Hay que informar a la población.

—¿Dónde pueden encontrar los padres esta información?

—Hace falta una figura de divulgación entre el mundo académico y la calle. Es dificilísimo encontrarla. Además, hay mucho marketing educativo que no está reglamentado ni tiene fundamento científico.

—¿Están los padres a tiempo de corregir esto?

—La marcha atrás siempre es difícil. Conozco a familias que lo han hecho y han conseguido grandes logros en dos meses. Son dos meses muy duros porque quitar una iPad a un niño que está acostumbrado a acceder de forma ilimitada es muy difícil de soportar. Hay que estar preparado para unas pataletas impresionantes.

—Sin embargo, los hermanos pequeños estarán mucho más estimulados siempre...

—Es normal, pero podemos explicar todo esto a los más mayores para que se sientan partícipes y cuenten a los pequeños de la casa que, por ejemplo, no pueden ver la tele para que así se sientan ellos responsables. Es bueno explicar los porqués.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Sigue ABC.es en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.