Gente&Estilo - Moda

Los accesorios de moda que distraen

¿Qué no hay que ponerse para una entrevista de trabajo? La comunicación personal se ve muy afectada por las tendencias

«La moda no sólo estaba hecha para embellecer a las mujeres, también para darles seguridad y confianza», dijo el gran modisto Yves Saint Laurent. ¿Se cumple siempre el estar bella y transmitir seguridad y confianza a la persona con la que nos comunicamos?

De cómo nos comunicamos inconscientemente a través de nuestra elección de vestuario diaria hablamos con Teresa Baró, experta en comunicación personal, autora de «La gran guía del lenguaje no verbal» (Paidós) y colaboradora habitual en el programa «Para todos La 2».

Las tendencias de esta temporada preocupan a Baró; la mayoría de los accesorios y los colores que están de moda no son los ideales para un encuentro en el que queremos dar un importante mensaje. Colores flúor, collares, pendientes y pulseras XXL, brillantes, cadenas, escotes y «cropped tops» (enseñan el ombligo) son algunas de la claves del verano 2013 para ir a la última. ¿Dejarse llevar por lo que dicta la tendencia nos conviene siempre?

«Una cosa es lo que nos queda bien o lo que se lleva, pero otra es que eso favorezca a la comunicación y las relaciones y a lo que transmites a los demás. A veces puedes priorizar la estética, en otros momentos hay que priorizar la eficacia de la comunicación. Especialmente en el trabajo necesitamos que sea lo mejor posible con compañeros, jefes, clientes...», explica la experta a ABC.es.

«Las mujeres que visten de forma más femenina ocupan menos altos cargos»Las ideas de Teresa Baró parten de una serie de estudios que dicen que las mujeres que visten de forma más femenina ocupan menos puestos directivos. «Nos lleva a pensar que hay una relación entre el aspecto más neutro y el triunfo profesional», concluye. Opina que todo lo que sea «muy femenino o que llame la atención en este sentido» distrae de nuestra faceta profesional. Asegura que para las mujeres combinar la moda y la imagen profesional es una tarea muy complicada. Y ser una «fashion victim» en la oficina puede perjudicarnos más que favorecernos.

Eso sí, todo depende de la profesión y del sector en el que trabajemos. «Si nos ponemos en el ámbito más tradicional lo interesante es dar un punto moderno o incluso atrevido en el pelo, las uñas o la ropa, y que el resto del look sea muy profesional». Lo justo para ir acorde a tu edad, tus gustos y dar a entender que eres una persona que está al día. «Es una forma de insinuar que cuando estás fuera tienes estilo, pero que en el trabajo sigues una pauta de imagen», añade Baró.

«A veces por el tipo de trabajo necesitamos que se nos recuerde, porque si no nuestra marca personal desaparece». En estos casos es importante saber cómo potenciarlo sin pasarnos a través de los complementos de moda. Según la experta, las personas nos asocian a una determinada imagen, y si se sabe reforzarla se pueden conseguir muy buenos resultados.

Analizamos y comentamos los complementos que entorpecen una correcta y eficaz comunicación interpersonal:

-Tacones: Evidentemente, hay un tacón para cada ocasión. ¿Pero cuál? «El tacón nos da autoridad a las mujeres porque nos hace mas altas y esbeltas, nos ayuda a caminar de forma mas erguida, pero si nos pasamos de los 5 o 6 centímetros es más difícil caminar; resulta muy sexy, pero perdemos estabilidad». Un zapato completamente plano, asegura, puede hacer perder presencia a la mujer. También recuerda la posibilidad de llevar un tacón ancho o cuñas, más cómodas, para el trabajo: «dan la altura y la estabilidad necesaria».

-Uñas decoradas: El «nail art» se ha convertido en un auténtico fenómeno. La que no lleva dibujitos en sus uñas, las lleva pintadas con algún color llamativo... Pero esto puede convertirse en un punto negativo en una reunión importante o en una entrevista de trabajo... «Pueden llegar a verse como una frivolidad o como algo relativo a profesiones consideradas de segundo orden», explica Baró.

-Pendientes, collares y pulseras: «Hay que tener cuidado al elegirlos porque se pueden convertir en un centro de atención inevitable de la mirada de la persona con la que hables». Lo mismo pasa con el escote o con las transparencias. También recuerda las pulseras que hacen ruido cuando nos movemos o los pendientes largos que capturan la atención de nuestro receptor. Para los hombres ocurre lo mismo con las corbatas de dibujos o colores llamativos. El consejo de Teresa Baró es que si se lleva un vestido «neutro o básico» se puede utilizar un accesorio concreto que aporte el toque distintitivo.

-Pañuelos o bufandas en una sala: Crea el efecto barrera. «Llevar algo enrollado al cuello estando en el interior crea este efecto porque parece que escondes algo, que te cubres. Está comprobado que, si te lo quitas, todo el mundo ve tu imagen más limpia y accesible e incluso más autoritaria, y es porque ha desaparecido esta especie de escudo».

-Gafas: «Todo obstáculo que pongamos para el contacto visual es dificultar la comunicación», sentencia la experta. Por tanto hay que tener cuidado con varias cosas: usar gafas de ver extremadamente llamativas («se te recuerda por las gafas y no por ti o por lo que eres»), y no hay que olvidar quitarse siempre las gafas de sol para hablar con alguien.

En una primera cita

Pero todos estos consejos dejan de tener sentido si nos salimos del ámbito laboral. Para una cita personal, Teresa Baró lo tiene claro: «Entra en juego la seducción y las palabras pasan a tener una importancia secundaria». Según la experta, el deseo entra por la vista y el físico, los complementos de moda, la actititud y la forma de moverse se convierten en armas de seducción. Por ejemplo, llevar la melena suelta para poder hacer gestos, las que tengan el pelo corto, pendientes que cuelguen para poder atraer la mirada, un escote generoso, una manicura divertida, un complemento llamativo… «El juego cambia y cuando quieres seducir los complementos nos pueden ayudar mucho». Aunque eso sí, recuerda que hay que encontrar el justo equilibrio entre el atractivo sexual y no ser vulgar.

Toda la actualidad en portada

comentarios