El mocasín, según Gucci
El mocasín «horsebit» de Gucci cumple 60 años - abc

El mocasín, según Gucci

El «horsebit» cumple 60 años y la firma lo celebra con una exposición en la que repasa la historia de este calzado elevado a mito

Actualizado:

La barra y doble anilla, inspiradas en el bocado ecuestre, siguen siendo icono inconfundible de estos zapatos que, a pesar de entrar en la edad de la senectud, gozan de una vigencia casi inmortal. Son los mocasines «horsebite» de Gucci, cuyo sesenta aniversario se celebra estos días con la inauguración de una exposición dedicada a este mito del calzado.

El «horsebit» hizo su aparición en el año 1953, cuando Aldo Gucci, hijo de Guccio Gucci, amplió los horizontes del negocio familiar con la incorporación de calzado, sellando el futuro de este modelo como el zapato de la firma más emblemático jamás creado. «El mocasín horsebit ha vivido muchas vidas desde su creación, y se ha ganado un lugar preferente en el fondo de armario esencial de hombres y mujeres por igual», afirma Frida Giannini, directora creativa de la firma.

Así este miércoles se inaugura una exposición en el Gucci Museo de Florencia, la cuna de la Casa, dedicada al legado de este zapato clásico, desde sus orígenes, cuando adornaban los pies de la realeza de Hollywood en los años cincuenta y sesenta, hasta la actualidad, pasando por su inclusión en la colección permanente del Museo Metropolitano de Arte en 1985.

Allí se podrá contemplar una amplia variedad de materiales que van desde becerro hasta ante, charol, pitón, avestruz, cocodrilo, satén o lona, combinados con otros iconos de la Casa como la tribanda, el bambú o la GG entrelazada. Distintas proporciones, incluyendo los tacones que llevaron el mocasín femenino a nuevas cotas, así como una fusión única de mocasín y botín, revelan modelos que nunca antes habían estado expuestos en público.

Asimsimo, la exposición incluye el célebre diseño que lució Madonna en los MTV Video Music Awards, así como el que calzó Brad Pitt en el filme «El club de la lucha» (1999) y el que popularizó Jodie Foster durante su adolescencia, allá por los años setenta.