Antoni Noguera, integrante de MÉS
Antoni Noguera, integrante de MÉS - EFE

El lento viraje inicial de MÉS hacia el soberanismo se acelera

La coalición econacionalista, que ahora gobierna en Baleares con la socialista Armengol, apoya el referéndum ilegal del 1-O y aboga por un estado propio en Mallorca en el horizonte de 2030

PALMA DE MALLORCAActualizado:

El lento camino hacia el soberanismo iniciado años atrás por la coalición econacionalista MÉS por Mallorca podría concretarse explícita y definitivamente en la asamblea que la citada formación celebrará el próximo 28 de octubre. Tal como avanzó la pasada semana el diario «Última Hora», en dicha asamblea será debatido un documento en el que se aboga por la «soberanía plena» y la creación de un estado propio —la República de Mallorca— en el horizonte de 2030. Para ello sería necesaria la celebración previa de un referéndum. A ese hipotético nuevo estado se podrían sumar luego Menorca, Ibiza y Formentera. El citado documento fue aprobado inicialmente este lunes por el Consejo Político de MÉS.

Cabe recordar que en la presente legislatura MÉS por Mallorca gobierna en las principales instituciones de Baleares, incluidas el Gobierno balear, el Ayuntamiento de Palma y el Consell de Mallorca. En el Ejecutivo autonómico, que preside la socialista Francina Armengol, el vicepresidente es el econacionalista Biel Barceló. Armengol cuenta además con el apoyo externo de Podemos y de MÉS por Menorca. Por lo que se refiere al consistorio palmesano y a la principal institución insular, están presididos por los econacionalistas Antoni Noguera y Miquel Ensenyat, respectivamente, con el apoyo en ambos casos del PSOE y de Podemos.

El viraje hacia el soberanismo lo inició MÉS por Mallorca en 2013. En aquel momento gobernaba en el Gobierno regional el popular José Ramón Bauzá, mientras que el PSOE era el principal partido de la oposición. En noviembre de aquel año, la formación mayoritaria en MÉS, el Partido Socialista de Mallorca (PSM), aprobó un acuerdo de colaboración con Esquerra Republicana, en el que ambos partidos se reconocían mutuamente como «referentes del soberanismo progresista» en sus respectivos territorios.

Hasta aquel momento, MÉS se había ubicado en una posición ideológica que abarcaba desde el centro-izquierda nacionalista y ecologista hasta planteamientos federalistas o incluso soberanistas e independentistas, sin que ninguna de esas posiciones se hubiera impuesto de manera clara y definitiva sobre la otra.

Desde entonces, los pasos de MÉS por Mallorca hacia el independentismo se han empezado a acelerar, en especial en la presente legislatura. En ese contexto, cabe recordar que una representación de dicha coalición participó el pasado 11 de septiembre en Barcelona en los actos «institucionales y reivindicativos» de la Diada, «en apoyo al derecho a decidir y a las ansias de libertad del pueblo catalán». MÉS apoya de manera explícita el referéndum ilegal del 1 de octubre.

«Hoy más que nunca era necesario que estuviéramos en Barcelona, para apoyar al pueblo catalán en su ansia democrática de decidir libremente su futuro», afirmó la pasada semana la coportavoz de MÉS en el Parlamento balear, Bel Busquets, para añadir: «La solidaridad es la poesía entre los pueblos». Según Busquets, MÉS por Mallorca siempre estará «al lado de la gente que pida democracia y libertad».

Para los econacionalistas mallorquines, en Cataluña se está viviendo «el principal proceso de ruptura» con «el régimen corrupto, centralizador y oligopólico» del Estado español. «Más allá de si simpatizamos con el 'sí' o el 'no', todos los progresistas tenemos que saludar el referéndum del 1 de octubre», reconocían desde MÉS.

Más recientemente, la Associació Avançam pel dret a decidir (Asociación Avanzamos por el derecho a decidir) ha convocado para este miércoles un acto de apoyo «a los alcaldes y concejales del Principado encausados por ceder locales municipales para el 1-O». La citada entidad está conformada esencialmente por alcaldes y ediles de MÉS por Mallorca. El lema de la concentración será «Pel dret a decidir, la democràcia i les llibertats» («Por el derecho a decidir, la democracia y las libertades»).

La deriva de MÉS se está produciendo ahora incluso en lo referente al lenguaje utilizado para criticar a sus adversarios políticos. Lejos de la moderación y de las buenas formas de las que hacían gala los econacionalistas en legislaturas pasadas, en el presente mandato los ataques al PP son extremadamente duros casi en cada comparecencia. En ese contexto, el portavoz de MÉS por Mallorca, David Abril, calificó ayer de «neofascista» la reunión que el PP celebrará este fin de semana en Palma, que contará con la presencia de dirigentes autonómicos populares de toda España. El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, asistirá también a dicho encuentro.

En respuesta al calificativo utilizado por Abril, el presidente del PP de Baleares, Biel Company, ha pedido este martes al citado diputado econacionalista que se retracte o que, de no hacerlo, dimita de su cargo. Los populares han presentado además una queja formal en el Parlamento regional por las palabras de Abril. Para Company, las expresiones utilizadas por el portavoz de MÉS son «insultantes, maleducadas y sobre todo antidemocráticas e indignas de una persona que está representando a la sociedad en esta Cámara».

Por su parte, Abril ha respondido a Company, ante los medios de comunicación, diciendo que «puede esperar sentado», en relación a una posible renuncia suya. Asimismo, ha señalado que sólo dimitirá «cuando el PP pida perdón a esta tierra por todo el mal que ha causado y por todo lo que ha robado y devuelva el dinero, ese día yo dimitiré y me iré contentísimo y satisfecho del trabajo hecho».