El Servicio Común de Comunicaciones, en la calle Capitán Haya - CSI-F

El estado real de los tribunales: chinches, ratones y juzgados obsoletos

Actualizado:

Las denuncias se acumulan en la central sindical CSI-F. Hacinamientos, expedientes que se extravían, juzgados que se caen a pedazos, expedientes almacenados en sótanos y empapados en aguas fecales, ratas bajo las moquetas, chinches en los juzgados de Plaza de Castilla, cucarachas en los de Capitán Haya, sobrecarga en las instalaciones eléctricas, salidas de emergencia selladas con candados, juzgados sin ascensor... [Galería: Chinches, ratones y juzgados obsoletos]

En ocasiones una imagen vale más que mil palabras y basta acudir de forma aleatoria a cualquier juzgado de España (especialmente de Madrid) para darse cuenta de que la instantánea no difiere mucho de las que se muestran sobre estas líneas.

A nadie se le escapa que hay un problema real de espacio con el que jueces, fiscales, secretarios judiciales y funcionarios han aprendido a convivir. Así lo reconoce Juan José Carral, portavoz del sindicato CSI-F Madrid, que denuncia que «la Administración de Justicia lleva a cabo su actividad en sedes judiciales que en muchos casos son más propias de países en vía de desarrollo».

Entre las críticas de los profesionales está la de que hay juzgados que no reúnen las condiciones mínimas en materia de seguridad laboral e higiene.

Un gran número de funcionarios tiene asma o conjuntivitis alérgica por el polvo que se acumula en montañas de papeles. Los servicios de limpieza no pueden luchar contra ellas porque no pueden moverlas. En este caso los medios materiales dependen de la Comunidad de Madrid.