Recreación del rostro de Ötzi, el «hombre de hielo»
Recreación del rostro de Ötzi, el «hombre de hielo» - Archivo

El ADN no humano de Ötzi, el «hombre de hielo»

Actualizado:

La famosa momia de Ötzi, el «hombre de hielo» del Tirol, un cazador que falleció desangrado hace unos 5.300 años en lo que se considera un crimen prehistórico, ha revelado nuevos secretos. Investigadores del Instituto EURAC en Bolzano (Italia) y la Universidad de Viena han descubierto ADN no humano en la biopsia de una pequeña muestra del hueso de la cadera de la momia. Que nadie se pierda en extrañas elucubraciones: se trata de un patógeno oportunista, el Treponema denticola, implicado en el desarrollo de la enfermedad periodontal.

Con sólo mirar el ADN de la muestra de apenas 0,1 gramos, los investigadores pudieron confirmar un diagnóstico hecho el año pasado que indicaba que el «hombre de hielo» sufrió periodontitis. Los resultados de este estudio han sido publicados recientemente en la revista científica PLoS ONE.

Los restos de Ötzi fueron encontrados casualmente por unos excursionistas en 1991 en los Alpes, cerca de la frontera entre Italia y Austria. Los investigadores creen que era un cazador y arquero, y que murió desangrado a los 45 años después de que una flecha le atravesara el cuerpo por la espalda y, además, de remate, recibiera un golpetazo en la cabeza, quizás en la lucha cuerpo a cuerpo contra un enemigo o quizás al resbalar y caerse en un glaciar cuando trataba de huir.

Esta momia es la más antigua del mundo y ha sido muy estudiada por la ciencia. Mucho de lo que sabemos sobre ella, por ejemplo, su aspecto o que padecía intolerancia a la lactosa, proviene de una pequeña muestra de hueso que permitió la decodificación de su composición genética. Ahora, sin embargo, el equipo de científicos ha examinado más de cerca la parte de la muestra consiste en ADN no humano. «Lo que es nuevo es que no llevamos a cabo un análisis de ADN dirigido sino que investigamos todo el espectro del ADN para comprender mejor qué organismos se encuentran en esta muestra y cuál es su función potencial», describe Frank Maixner, desde el EURAC.

Lo que cuentan las bacterias

Este ADN «no humano» se deriva principalmente de bacterias que normalmente viven sobre y dentro de nuestro cuerpo. Solo la interacción entre ciertas bacterias o un desequilibrio dentro de esta comunidad bacteriana pueden causar ciertas enfermedades. «Por lo tanto, es muy importante reconstruir y comprender la composición de la comunidad bacteriana mediante el análisis de la mezcla de ADN», afirma Thomas Rattei, profesor de Bioinformática en la Universidad de Viena.

El equipo de científicos, especialistas en microbiología y bioinformática, detectaron en la mezcla de ADN una presencia significativa de una bacteria en particular: la Treponema denticola. Este hallazgo apoya la diagnosis basada en la tomografía computarizada de que el «Hombre de hielo» sufría de periodontitis.

Para los investigadores es sorprendente que el análisis de una pequeña muestra de hueso pueda revelar 5.300 años después información de que este patógeno oportunista se distribuyó por el torrente sanguíneo desde la boca hasta el hueso de la cadera. Por otra parte, las investigaciones indican que estos miembros de la microflora oral eran bacterias viejas que no colonizan el cuerpo después de la muerte. Además del patógeno oportunista, el equipo de científicos también detectó bacterias como la Clostridium en una especie de estado latente. Aún en ambientes herméticamente cerrados, estas bacterias pueden volver a crecer y degradar los tejidos. Este descubrimiento también puede jugar un papel importante en la conservación futura de esta momia de fama mundial.