Internacional

Internacional

Gangnam, algo más que el barrio pijo de Seúl

Día 31/10/2012 - 19.26h
Temas relacionados

Escenario del baile del caballo del rapero PSY que arrasa en todo el mundo, es el distrito más caro y moderno de la capital surcoreana, pero hace cuatro décadas no era más que un campo de cultivos

afp

Recordando los bombazos globales de la «Macarena» y el «Aserejé», la pegadiza canción «Gangnam Style» es el éxito del momento gracias al ridículo baile del caballo que se ha inventado su autor, el rapero surcoreano PSY, y que todo el mundo,desde Britney Spears hasta Ban Ki-moon, intenta imitar.

El delirante vídeo de la canción ha sido visto más de 530 millones de veces en Youtube y, aunque no ha sido rodado íntegramente allí, ha puesto en el mapa a Gangnam, el barrio pijo de Seúl.

A punto de volverse más conocido que la propia capital, este distrito es la zona más cara y exclusiva de todo el país. Según la revista «Businessweek», el precio medio de un apartamento supera los 500.000 euros, ya que el metro cuadrado se cotiza a casi 8.000 euros (el triple que en el resto de Corea del Sur). De hecho, los 40 kilómetros cuadrados de este populoso distrito, donde viven 500.000 de los diez millones de habitantes de Seúl, valen igual que toda la superficie de Busan, la segunda ciudad del país.

Pero no siempre fue así. Hace menos de cuatro décadas, Gangnam era una pobre zona agrícola de campos de cultivos que, gracias a su privilegiada ubicación al sur del río Han, iba a verse beneficiada por la «revolución del ladrillo» que trajo la expansión urbanística de Seúl a finales de los 80 y principios de los 90, cuando Corea del Sur empezó a modernizarse al recoger los frutos de su extraordinario crecimiento económico.

Ahora, por sus coquetas calles y avenidas abundan las tiendas de las marcas más lujosas, los últimos restaurantes de moda y las más punteras cafeterías de diseño. De ahí que el rapero PSY se ría de los «fashion victims» que, para alardear, se gastan seis euros en un pretencioso café con dibujitos sobre la crema o van por ahí diciendo que son de Gangnam. Algo que debe saber bien porque él mismo nació en el barrio.

En la otra orilla de Seúl, alejado del centro histórico y comercial, Gangnam también tiene sus exclusivas tiendas de Dolce & Gabbana, Armani, Ferragamo, Louis Vuitton y Chanel, algunas de ellas emplazadas en gigantescos centros comerciales de cristal y mármol como Galleria y Hyundai. Por sus sofisticados cafés y restaurantes se prodigan las estrellas del «K-pop» (pop surcoreano), cuyos peinados se imitan en las peluquerías que pueblan los encantadores callejones de la zona de Cheongdam.

Tanto allí como en Garosugil abundan las galerías de arte, las pastelerías de moda como Deux Creme y las tiendas más refinadas de los innovadores diseñadores surcoreanos. Pero, sin duda, una de sus atracciones principales es el Museo de Bolsos Simone, que muestra 300 piezas «históricas» de dicho accesorio y cuyo edificio de diez plantas tiene forma, cómo no, de bolso.

Como Beverly Hills

Comparado con Beverly Hills por su alta densidad de ricachón por metro cuadrado, Gangnam también alberga numerosas compañías financieras y tecnológicas, y es la sede de importantes multinacionales como Google, IBM y Toyota, así como de la eléctrica Kepco, del fabricante de ruedas Hankook y de la división de centros comerciales de Hyundai.

Buena prueba de su carácter cosmopolita e innovador es que su enorme centro de exposiciones y congresos, COEX, ha acogido importantes reuniones internacionales con los más altos mandatarios venidos de todo el mundo, como la reunión del G-20 celebrada en noviembre de 2010 y la cumbre de seguridad nuclear que tuvo lugar el pasado mes de marzo, donde Mariano Rajoy pudo practicar una cuantas palabras en inglés con Barack Obama.

Pero, al margen de estos encuentros de alcance planetario, que diría Leire Pajín, en Gangnam también hay tiempo – y dinero – para la diversión y la frivolidad. Los fines de semana, discotecas como Mass, Eden y Answer llenan sus pistas con jóvenes guapos y bellezas de ojos rasgados que, en muchos casos, deben sus pómulos y pechos prominentes a los cientos de clínicas de cirugía estética que han proliferado en torno a la parada de metro de Apgujeong. No en vano, operarse los ojos para no tener los párpados caídos, y así con el resto del cuerpo, es uno de los regalos paternos más frecuentes que reciben las aplicadas estudiantes surcoreanas al acabar el colegio o la universidad. Quizás por ese motivo la educación de este país asiático es la mejor del mundo a tenor del último informe PISA, que evalúa muy positivamente los elitistas colegios de Gangnam.

Además de aparecer en el vídeo de PSY, este barrio global fue el decorado de algunas escenas de «El legado de Bourne», la cuarta parte de la saga del agente secreto más amnésico de la CIA. Por primera vez, se rodaba una película de Hollywood en Seúl, un escenario oriental mucho menos explotado que Tokio, Hong Kong y Shanghái y que, gracias al peculiar estilo que pregona PSY con su danza equina, reivindica su lugar en el mundo.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El ladrón de melones cazado con las manos en la calva
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.