Sociedad

Sociedad

Los bebés que duermen con padres fumadores tienen niveles altos de nicotina

El humo adherido a la piel o a la ropa es el responsable de los elevados niveles de esta sustancia en niños. No basta con ventilar la habitación

Día 28/03/2011 - 13.26h
Los bebés que duermen con padres fumadores tienen niveles altos de nicotina
valerio merino 

Los bebés que duermen en la misma habitación que sus padres fumadores presentan niveles de nicotina tres veces superiores a los que lo hacen en otra estancia, según un estudio realizado en Cataluña. Estos datos demuestran que sufren el conocido como “humo de tercera mano”, es decir, las partículas nocivas del tabaco que se impregnan en la piel, en la ropa y en los cabellos de sus progenitores.

"El tabaquismo pasivo es la primera causa evitable de muerte en los países desarrollados durante la infancia”, explica Guadalupe Ortega, autora principal de la investigación y coordinadora del programa Atención Primaria Sin Humo desde el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña.

Denominado BIBE (por sus siglas en inglés, Breve Intervención en Bebés. Efectividad) “el trabajo pone de manifiesto la exposición al humo del tabaco en un grupo de edad muy vulnerable en espacios privados, donde hasta ahora no hay programas específicos”, señala Ortega.

En el estudio, publicado en BMC Public Health y cuyos resultados se analizan actualmente, participaron 96 centros de Atención Primaria de Cataluña. Los expertos encuestaron a padres y madres de 1.123 bebés (menores de 18 meses), que tenían al menos un progenitor fumador. Analizaron las muestras de cabello de 252 bebés para determinar sus niveles de nicotina, y realizaron visitas de seguimiento a los tres y a los seis meses.

Lo declarado por los progenitores coincide en gran medida con los resultados obtenidos del análisis capilar: un 73% de los adultos afirmó que fumaba o permitía fumar en el domicilio, mientras que el 83% de los cabellos analizados mostraron altos niveles de nicotina.

El falso mito de la ventilación

La investigación también demuestra, gracias a los análisis de nicotina del cabello, que cuando los padres realizan algunas prácticas habituales para proteger la salud de sus hijos, no se eliminan los tóxicos del tabaco. Es el caso de ventilar la habitación después de fumar, hacerlo en la ventana, cuando el bebé no está en la vivienda o en una estancia diferente. “La única solución para mantener un espacio libre de humo es fumar fuera de la vivienda”, subraya la experta.

El trabajo también refleja que la influencia de los progenitores varía según el sexo. Como generalmente las madres suelen pasar más tiempo con los bebés, aquellas que son fumadoras exponen más a sus hijos al tabaco. Además, su periodo de lactancia fue menor respecto al de las no fumadoras.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.