Actualizado Sábado, 30-05-09 a las 16:46
En nuestro país mueren cada año cerca de 50.000 personas por enfermedades derivadas del consumo de tabaco, una cifra mayor que el conjunto de fallecidos por accidentes de tráfico y consumo de drogas ilegales. Y para muestra un botón: de cada 1.000 muertes que se producen en España, 151 se deben al consumo de tabaco, 15 a accidentes de tráfico, 4 a SIDA y menos de una a consumo de drogas ilegales.

La presidenta de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), María Jesús Salvador, va más lejos y apunta a un fallecimiento relacionado con el tabaco cada 10 minutos, o lo que es lo mismo, 144 diarios.
Pero el cigarrillo no mata sólo a quien lo consume voluntariamente, ya que se estima que más de 1.000 no-fumadores fallecen anualmente por tabaquismo pasivo. Y es que el humo de un pitillo contiene más de 4.000 sustancias químicas, de las que más de 50 son carcinógenas.
Los informes de la Organización Mundial de la Salud no dejan lugar a dudas: el tabaco es la primera causa evitable de enfermedad, invalidez y muerte prematura en el mundo. Es más, el tabaquismo, que provoca 1,2 millones de fallecimientos en Europa, está directamente relacionado con la aparición de 29 enfermedades, de las cuales 10 son diferentes tipos de cáncer, y es la principal causa de buena parte de muertes por cáncer de pulmón y de más de la mitad de las enfermedades cardiovasculares.

En concreto, según informa el Ministerio de Sanidad, el tabaco es el responsable de más del 90% de los casos de bronquitis diagnosticadas en nuestro país; el 95% de los casos de cáncer de pulmón; el 30% de todas las cardiopatías coronarias; y es también un factor causal bien establecido de cáncer de esófago, vejiga urinaria, cavidad bucal, y laringe.

Endurecimiento de la Ley Antitabaco
Seguro que después de leer esto a más de uno se le quitan las ganas de seguir fumando, pero la realidad es que todavía una cuarta parte de los españoles adultos confiesa que tiene una adicción diaria al cigarrillo, según datos de la Comisión Nacional para la Prevención del Tabaquismo. Lo más curioso es que, a pesar de toda la información con la que los jóvenes de hoy cuentan acerca de los riesgos de dar una calada a un cigarrillo, el Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) ha advertido de que el consumo entre los adolescentes ha aumentado un 40% en los últimos 15 años.

Con este panorama, la semana previa al Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra el domingo 31 de mayo, ha estado marcada por las peticiones de distintos colectivos: neumólogos, cardiólogos, pacientes y ciudadanos que exigen un endurecimiento de la Ley Antitabaco. De hecho, según una encuesta de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), el 70% de los españoles, incluidos la mitad de los fumadores, prohibiría el tabaco en todos los espacios públicos. Y es que en nuestro país, tres años después de la entrada en vigor de la polémica Ley Antitabaco, el 90% de los pequeños bares y cafeterías (los de menos de 100 metros cuadrados pueden elegir si quieren ser o no espacio sin humo) permite fumar en su interior.

El Ministerio de Sanidad ya ha salido al paso de las peticiones populares asegurando que no endurecerá la ley, aunque sí la aplicará de manera más rigurosa. En este sentido, el Gobierno ya ha anunciado que antes del verano las cajetillas de tabaco llevarán imágenes impactantes, como un dentadura podrida. De hecho, la OMS apuesta decididamente por el impacto visual para disuadir a los fumadores y celebra el Día Mundial sin Tabaco bajo el lema «Mostremos la verdad: las advertencias con imágenes salvan vidas».
El tabaco provoca una muerte cada diez minutos en España
Comprueba tu grado de adicción con el test de Fragerström / MINISTERIO DE SANIDAD


Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...