Es Noticia

Nieves Herrero: «El programa de Alcácer fue un error de pies a cabeza»

Nieves Herrero advierte de que «no se puede poner un micrófono a un asesino»

Nieves Herrero: «El programa de Alcácer fue un error de pies a cabeza»
La presentadora Nieves Herrero - rober solsona
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Aquel programa marcó un antes y un después en su trayectoria profesional. Nieves Herrero ha repasado una y otra vez lo que ocurrió en aquel plató improvisado por Antena 3 en la población de Alcácer, el mismo día que aparecieron los cadáveres de las tres adolescentes asesinadas por Anglés y Ricart. Ese directo maratoniano, que recibió críticas aceradas, indujo a Nieves Herrero a analizar durante años el tratamiento de los medios de comunicación y compartir su aprendizaje con los alumnos en la universidad.

—¿Qué valoración hace a día de hoy de ese 23 de enero de 1993?

—Ese programa fue un error de pies a cabeza. Mi conclusión principal es que no se puede ir al lugar donde se ha producido una tragedia y convertir un magazine en un programa monográfico. Hay que tomar cierta distancia; si no, no puedes ser objetivo. Creo que con un enviado especial hubiera sido suficiente. He estado muchos años sin hablar, pero hoy puedo hacerlo porque hay que estar con los padres de las tres niñas. Yo sólo estuve con las familias, ese fue mi error y mi acierto. Con esto quiero decir que no veo bien que se ponga un micrófono a un asesino.

—¿Se dio cuenta durante el programa de que era un error?

—Al cuarto de hora me di cuenta de que no se podía hacer un programa con todo el pueblo allí. Cada vez que íbamos a publicidad pedía paso a Madrid y les pedía que metieran un documental. Nadie me hizo caso. Yo no podía ni respirar, pero por la conmoción, no porque supiera la trascendencia que iba a tener el programa. Amenacé con irme a negro, pero no me atreví a llevarlo a término. Luego me enteré de que mis jefes estaban reunidos viendo el programa.

—¿Cree que los directivos dejaron que usted se llevara toda la culpa?

—Yo no me quito ninguna responsabilidad, pero pienso efectivamente que cada uno tiene que asumir la suya. Y se tiene que saber que ese plató estaba lleno de periodistas, y que todos hablaron con las familias. El tiempo lo que ha hecho es dejar muy pequeñito el programa que hicimos, porque se ha superado con creces. Y creo que no es lo mismo estar con las familias que estar con un asesino.

—¿Cómo valora el tratamiento de los sucesos que se realiza actualmente en los magazines matinales?

—Tengo mi opinión, pero no me pida juzgar a mis compañeras. Lo he estudiado, y mucho, pero para un ámbito universitario. A mis estudiantes les digo que la televisión es muy delicada y no te equivocas si das un paso atrás.