La distancia de seguridad es una norma esencial en el tráfico rodado.
La distancia de seguridad es una norma esencial en el tráfico rodado.

Cinco millones de conductores reconocen «acosar» al coche que les precede

El año pasado 2.135 españoles se vieron envueltos en accidentes con víctimas por no respetar la distancia de seguridad, casi un 8% más que en 2012. Y no es lo único que hacemos mal al volante.

Actualizado:

Todo conductor conoce la temeridad de consumir alcohol o droga antes de ponerse al volante, aunque menos gente parece ser consciente de las graves implicaciones que puede acarrear hacerse un selfie conduciendo, ir a comprar el pan sin el cinturón de seguridad abrochado o no colocar el arnés al niño en la sillita para ir al colegio al lado de casa.

A todo ello, 5 millones de españoles reconocen no respetar la distancia de seguridad, lo que se conoce como «acoso« en la conducción, pese a que supone multa de 200 euros con retirada de 4 puntos de carné. De hecho, el año pasado 2.135 de ellos resultaron implicados en accidentes con víctimas por no respetar la citada distancia, un 8% más que el año anterior, siendo una de las infracciones que más ha repuntado: las colisiones traseras y múltiples causaron más de 150 fallecidos en la carretera española el año pasado.

La Fundación Línea Directa ha elaborado el estudio 'Conductas irresponsables al volante (2014)', del que se desprenden conclusiones preocupantes, y ha establecido un ranking de las conductas más irresponsables y peligrosas cometidas por los conductores españoles, según confiesan ellos mismos.

De acuerdo con la DGT, entre el 70 y el 90% de los accidentes con víctimas se deben a fallos humanos evitables. Pues bien, casi 15 millones de españoles confiesan conducir por encima de los límites de velocidad, presente en el 22% de los accidentes con

15 millones de conductores admiten ir por encima del límite.

víctimas mortales el año pasado. Además, y aunque el cansancio y la fatiga están relacionados con el 30% de los siniestros, el 44% reconoce no parar cada dos horas a descansar en viajes largos. Y por si fuera poco, 7 millones de conductores confiesan usar el teléfono móvil de forma indebida al volante, una mala práctica que el 80% de los encuestados percibe como la más común. Sumen que un 7% asegura conducir en condiciones de elevado estrés, y que el 16% no revisa los neumáticos.

En los trayectos cortos nos relajamos más: casi 5 millones de conductores confiesa no haber usado en alguna ocasión el cinturón de seguridad en desplazamientos breves y un 14% ha llevado, alguna vez, a los niños en el coche sin las medidas de seguridad obligatorias, pese a que un 20% de los menores fallecidos en 2013 no utilizaba sistemas de retención infantil.

Desconocimiento de lo más básico

Pero, ¿se conduce mal en España? Más de 6,5 millones de conductores (un 25% del total) así lo creen. Conductas irresponsables, importantes carencias, falta de formación y desconocimiento sobre algunas normas básicas son las principales razones para pensarlo.

Varios ejemplos: más del 35% (unos 9,5 millones de conductores) desconoce que hay que pararse con el semáforo en ámbar y

Muchos desconocen como actuar en una rotonda.

casi un 14% no sabe quién tiene preferencia al salir de una rotonda. Si nos centramos en situaciones de riesgo inesperadas que se pueden encontrar en la carretera, la mitad de los conductores españoles no conoce cómo actuar ante un derrape de la parte delantera del vehículo.

Los conductores de Asturias y Baleares son los que peor opinión tienen sobre cómo conducimos los españoles, mientras que extremeños y catalanes tienen una percepción más positiva. Por sexos, las mujeres respetan más las medidas de seguridad pero desconocen en mayor medida cómo reaccionar frente a situaciones adversas.