Los peligros de usar el carril de la izquierda para circular en autopista
Como norma general, siempre hay que circular por el carril de la derecha, y usaremos el izquierdo solo para adelantar

Los peligros de usar el carril de la izquierda para circular en autopista

La última campaña de la DGT denomina «síndrome» a la mala constumbre de muchos conductores de no circular por el carril de la derecha. Su imprudencia puede provocar accidentes y retenciones

Actualizado:

No, no estamos en Inglaterra, aunque en muchas ocasiones, si circulamos por muchas de nuestras autopistas o autovías, lo podría parecer. Incluso también en las circunvalaciones de las grandes ciudades, donde en ocasiones contamos con dos o tres carriles de circulación y podemos observar cómo la «tendencia natural» es la de ocupar el carril de la izquierda, se esté o no realizando una maniobra de adelantamiento. Lo curioso es que en no pocas de esas ocasiones, el carril de la derecha «va casi vacío» mientras que el que en teoría es para la circulación rápida se comienzan a formar retenciones.

La última de las campañas de la DGT, puesta en marcha durante esta Semana Santa, analiza precisamente este fenómeno al que llama «síndrome del carril izquierdo», y que hace referencia a la peligrosidad que supone la utilización de este carril para la circulación, cuando según las normas de tráfico, su uso está reservado a las maniobras de adelantamiento.

«El síndrome del carril izquierdo es un fenómeno que recorre nuestras vías y que el «C.I.S.C.I.» está investigando a instancias de la DGT», dice la Dirección General de Tráfico en su anuncio, en el que el C.I.S.C.I. sería el supuesto «Centro de Investigación del Síndrome del Carril Izquierdo». Aunque se trate de un «guiño humorístico», la inadecuada utilización de este carril es responsable de no pocos accidentes,. Sobre todo de los denominados «en cadena», además de las molestias, incomodidades y «piques» entre conductores.

La propia campaña ha generado gran cantidad de comentarios en las redes sociales. En el propio canal de Facebook de la DGT podemos leer desde comentarios que felicitan a esta institución por la iniciativa, hasta los mensajes de otros conductores que justifican la utilización del carril central e izquierdo con motivos como la comodidad, o el mal estado que en algunas ocasiones presenta el firme del carril derecho de la vía.

«La gente se piensa que el carril derecho es solo para camiones. También por el que va por el carril central , el cual , si yo voy correctamente por mi carril derecho tengo que moverme dos carriles para adelantarlo legalmente», dice uno de los comentarios.

Al respecto, las normas de tráfico son claras. «A la hora de circular por una autopista o autovía, con más de un carril para el mismo sentido de marcha, como norma general se circulará por el carril situado más a nuestra derecha; si bien, se podrá utilizar el resto de los carriles cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen, a condición de que no se entorpezca la marcha de otros vehículos que pueden seguirnos». Esto se traduce, según los responsables de seguridad vial de «circulaseguro.com», en que «podemos pasar al carril de nuestra izquierda para adelantar o para facilitar la entrada de otros vehículos que quieran incorporarse por nuestra derecha pero siempre que no causemos molestias al resto de usuarios».

Unas molestias que, en ocasiones, hace que un tercero cometa una infracción. El ejemplo más común es un vehículo circulando por el carril izquierdo y en paraleo a otro vehículo que está ocupando el carril central. Al llegar el tercer vehículo, que quiere adelantar, no le queda más remedio que utilizar el carril derecho, que en teoría es el que se tiene que utilizar de forma habitual para circular. aunque lo legala en este caso, sería esperar para poder utilizar correctamente en carril de la izquierda, el de los adelantamientos.

En un a situación como esta, y si el conductor del vehículo que nos precede circula a una velocidad inferior a la nuestra y está utilizando el carril para poder adelantarle tampoco podemos avasallar, según nos aclaran desde «circulaseguro.com». La actuación correcta sería la de, en primer lugar advertir de nuestra intención de adelantar con suficiente antelación, guardando la debida distancia de seguridad, y a continuación «esperar pacientemente a que nos deje el carril libre».

Una vez realizado el adelantamiento volveremos a situarnos nuevamente en el carril de la derecha para no entorpecer al resto de usuarios que pretendan realizar la misma maniobra. «De esa manera evitaremos las retenciones esporádicas que se crean ante posibles frenazos y alcances que suceden cuando permanecemos sin motivo en el carril de nuestra izquierda teniendo libre el carril derecho o nos pegamos demasiado al vehículo que nos precede sin guardar la debida distancia de seguridad».

Si el evitar accidentes y no entorpecer la fluidez del tráfico son dos motivos suficientes por sí solos para no utilizar de manera «indiscriminada» el carril izquierdo, el motivo económico también debería terminar de convencernos. Porque aunque algunos sigan pensando que «circulando por la izquierda van mejor y no molestan», esta conducta es sancionable. Es decir, que nos pueden poner una multa.

Se considera una infracción grave, y así consta en el artículo 65.4 c) de la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, y por lo tanto nos pueden sancionar con una multa de 200 euros.

Según los datos que baraja la DGT, el porcenjate de utilización del carril derecho llega a ser del 60% en las vías rápidas de doble carril. El «Síndrome del carril izquierdo», es una práctica habitual cuyo mal uso provoca más retenciones, frenazos y alcances, por tanto el carril izquierdo es sólo para adelantar, para circular siempre el derecho.