La discoteca Pacha abandona el teatro Barceló
El edificio en 1983 - abc

La discoteca Pacha abandona el teatro Barceló

El fin llega por diferencias en la gestión entre el dueño de la firma Pacha, Ricardo Urgell, y el del teatro, Pedro Trapote

Actualizado:

No significa que Madrid no vaya a tener una discoteca Pacha. Pero no volverá a estar en el teatro Barceló que se ubica en la calle que da nombre a este edificio. Después de 33 años divirtiéndo a generaciones de jóvenes, Pacha Madrid cierra sus puertas.

Desde la marca de las cerezas informan de que se debe a «diferencias en la gestión» entre Ricardo Urgell, dueño de la firma, y Pedro Trapote, propietario del teatro Barceló. Este recinto continúa funcionando como discoteca, pero no tiene derecho a la explotación del nombre Pacha.

Desde la firma de las cerezas, informan de la historia de esta mítica sala de ocio. A finales de los 70, Ricardo Urgell, que ya había abierto Pacha Sitges (1966) y Pacha Ibiza (1973) y que se había consolidado con la apertura de 12 clubs Pacha (más principalmente en Cataluña y la Comunidad Valenciana), fijaba su atención en la ciudad de Madrid adquiriendo el Teatro Barceló para su explotación.

Había nacido «La Movida».

El 23 de abril (Día de Sant Jordi) de 1980 y tras conseguir Ricardo Urgell duplicar la inversión inicial para poder llevar a cabo su proyecto, Pacha Madrid abría sus puertas con una fiesta de inauguración como nadie había visto nunca. Todos los que tenían algo que decir acerca del arte, la música, la moda, el diseño, estaban allí.«La Movida» madrileña ya había nacido.

Era el lugar de encuentro de cineastas como Pedro Almodóvar, cantantes como Miguel Bosé, aristócratas como Philippe Junot, Sofía de Habsburgo, El Príncipe Felipe y las Infantas Elena y Cristina, auténticos genios (también de la noche) como Andy Warhol e incluso el alcalde de «La Movida» Tierno Galván.

Venta del teatro

Pacha Madrid ha sido uno de los símbolos de las noches de la capital. En 1996 y debido al crecimiento exponencial del Grupo Pacha, Ricardo Urgell tomaba la decisión de proceder a la venta de Teatro Barceló - Pacha Madrid, que fue adquirido en régimen de franquicia por el empresario Pedro Trapote.

Urgell decidió trasladar su residencia habitual a Ibiza para dedicarse íntegramente a la consolidación de Pacha Ibiza así como a la puesta en marcha de una estrategia de expansión internacional que ha hecho del Grupo Pacha una referencia del ocio nocturno internacional.