Las llamas devoran el Santuario de A Virxe da Barca en Muxía

Un rayo impactó contra un transformador cercano afectando al tejado y provocando un incendio en el templo. «Nadie podía imaginar que quedase reducido a la nada en solo dos horas», dice el alcalde

Actualizado:

La zona cero de la tragedia del «Prestige» amaneció el día de Navidad víctima de una nueva desgracia. El Santuario de A Virxe da Barca, en Muxía, fue pasto de las llamas, por causas que todavía se desconocen. Al parecer, un rayo impactó contra un transformador cercano afectando al tejado y provocando un incendio en el templo.

Hace pocos meses, el Santuario se sometía a labores de recuperación para con los males que deterioraban la piedra.

El alcalde de Muxía, Félix Porto, ha considerado este miércoles «irrecuperable» la situación del Santuario de A Virxe da Barca. Porto dijo que el edificio está «completamente destrozado».

El alcalde apuntó que, a la espera de la información técnica, el fuego se originó sobre las 06.45 horas como consecuencia de la caída de un rayo. «Nadie se podía imaginar que el santuario quedase reducido a la nada en apenas dos horas. El interior ha desaparecido», agregó el regidor, que insistió en que este incendio será «un auténtico desastre» y, con él, «se va una parte de uno. Es un día negro para la comarca», concluyó. En el lugar continúan en la lucha contra el incendio bomberos, grupos de intervención municipal y protección civil de todos los municipios de la comarca.

Levantado sobre una capilla del siglo XII

Aunque el primer escrito que hace referencia al Santuario de A Barca data de 1544, su antigüedad se remonta a los siglos XI o XII, según la información municipal sobre este templo.

La capilla fue reconstruida en varias ocasiones, según consta en el archivo parroquial, pero la actual edificación fue reconstruida en 1719. La casa rectoral y el campanario independiente se construyeron posteriormente, la primera en 1828 y el segundo en 1834. El actual templo tiene una planta en cruz latina de 33 por 19 metros en el crucero y con una sola nave de gruesos muros de sillería.

Se trata de un edificio de estilo barroco, con influencias del clasicismo del siglo anterior, de una austeridad que se rompe por la rica ornamentación de los retablos del interior. El mayor, dedicado a la Virgen de A Barca, es obra del artista compostelano Miguel de Romay, que se contrata en 1717, tiene tres cuerpos, de los que el central, con dos calles dedicadas a los apóstoles con relieve de medio cuerpo, que convergen hacia el centro, donde se sitúa el camarín de la imagen gótica de la Virgen, obra del siglo XIV.

Hay otros dos retablos barrocos, el de San Xoan y el de San Miguel, situados uno frente al otro en el brazo largo de la nave y, además, el templo cuenta con cuatro altares más con sus respectivos retablos. El santuario es el principal punto de referencia de la riqueza cultural e histórica de Muxía y centro de la Romaría da Virxe da Barca, el fenómeno cultural más importante del año en el municipio de Muxía y una de las fiestas de referencia en Galicia.