Lluvia en el Obradoiro, una estampa habitual durante el invierno en la capital gallega
Lluvia en el Obradoiro, una estampa habitual durante el invierno en la capital gallega - muñiz

¿Por qué llueve tanto en Galicia?

Aunque las variaciones en función del año son notables, en la Comunidad llueve una media de entre 90 y 150 días al año

Actualizado:

De que Galicia es una de las comunidades españolas en las que más llueve no hay dudas. Una de las principales razones de estas frecuentes precipitaciones es su ubicación en el mapa. Y es que los expertos explican que «debido a la rotación de la Tierra, la circulación general de la atmósfera es de oeste a este, por lo que la mayor parte de las borrascas que se generan en el Atlántico entran en la Península justo por esta esquina atlántica».

Con un clima de tipo oceánico, templado y húmedo pero muy variable a lo largo del año, la suma de los días de lluvia en Galicia puede rondar los 150 en áreas del noroeste (140 en Santiago, por ejemplo de media), y los 100 en algunas zonas del sureste (96 en Orense). Estos datos, sin embargo, varían mucho dependiendo del año climático. En 2012, por ejemplo, se batieron récords de sequía con meses como el de febrero en el que llovió un 91 por ciento menos de lo esperado.

La influencia del mar también es vital en el clima gallego. El efecto regulador del agua ayuda a suavizar las temperaturas a lo largo de todo el año y favorece que la amplitud térmica (diferencia entre temperaturas máximas y mínimas) en el litoral sea más moderada que en las provincias interiores como Orense y Lugo. Tanto es así que algunos profesionales hablan de que la costa tienen un clima de tipo oceánico y el interior uno continental, mucho más extremo.

Santiago y Vigo se disputan el honor de ser la urbe más lluviosa

Por todo ello, sólo una pequeña parte del territorio gallego soporta menos de 1000 l/m2 mientras que el nivel máximo de precipitaciones (que puede llegar hasta 3.000 l/m2) suele darse en zonas de alta montaña.

En lo tocante a las urbes, es frecuente que Santiago se cole en los ránkings de ciudades más lluviosas de España, en competición con otras capitales norteñas como Santander o Bilbao. Un dudoso honor que también suele disputarse con Vigo.