Imagen del muro cuya caída ha provocado la muerte de un hombre en Valencia
Imagen del muro cuya caída ha provocado la muerte de un hombre en Valencia - H. PONCE
SUCESOS

Un muro de cuatro metros ha sepultado al hombre muerto en Valencia

El Ayuntamiento atribuye el fallecimiento a un accidente laboral, que coincide con rachas de viento de más cien kilómetros por hora

Actualizado:

El derribo de un muro en la pedanía valenciana de Benimàmet que ha costado la vida a un hombre de 34 años se ha debido a un accidente laboral que ha coincidido con las fuertes rachas de viento que azotan la ciudad. El Ayuntamiento había atribuido en un primer momento el accidente exclusivamente al temporal.

Fuentes municipales y sanitarias han confirmado que el accidente ha ocurrido en la calle Campamento, en concreto en las obras de ampliación del colegio Ave María.

Al parecer, las obras habrían provocado la caída de un muro de cuatro metros de alto, que ha causado la muerte de un obrero que se encontraba trabajando en las mismas.

La alcaldesa, Rita Barberá, ha lamentado este suceso durante una intervención en el pleno pero ha afirmado que la causa del fallecimiento " no tiene nada que ver con el viento", sino que se trata de un "accidente laboral claramente".

Para remontarse a un temporal de similares características en la ciudad hay que remontarse a 1989. Entonces, el viento provocó la muerte de cinco personas.

Los vientos han obligado al Ayuntamiento a cerrar los parques y jardines y a cortar varias calles. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) advierte de rachas de viento de hasta 110 kilómetros por hora en la Comunidad Valenciana.

El temporal también ha provocado el vuelco de dos camiones en la Font de la Figuera y ha obligado a suspender las clases en varios municipios de la provincia de Valencia.

El concejal ha señalado que debido a las fuertes rachas de viento que azotan la ciudad desde esta madrugada, el Ayuntamiento ha decidido reforzar los servicios de bomberos y Policía Local.

Los fuertes vientos que soplan en la Comunitat Valenciana han alcanzado los 109 km/h en Vilafranca (Castellón), 98 en Fredes (Castellón), los 93 en el Aeropuerto de Manises (Valencia) o 87 en Atzeneta (Castellón), lo que ha provocado más de un centenar de servicios de bomberos según informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Las rachas de viento impidieron aterrizar anoche al Villarreal en el aeropuerto de Castellón. El piloto dirigió el avión a Manises, donde sí pudo aterrizar.

Así, para este viernes se mantiene la alerta naranja, riesgo importante, en Valencia y Alicante, donde las rachas pueden superar los 100 kilómetros por hora, y amarillo, riesgo, en Castellón, con más de 80 kilómetros por hora.

Ante esta situación, el Centro de Coordinación de Emergencias mantiene el Nivel 3, riesgo máximo de riesgo de incendios forestales, en toda la Comunitat, según ha informado en su cuenta de Twitter.

Los vientos han provocado que el Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia realizaran más de 82 servicios relacionados y los bomberos municipales otras 21 salidas por caída ramas, árboles y mobiliario urbano.

En Castellón ha realizado cinco servicios, en Alicante ciudad otra y el Consorcio de Bomberos de Alicante otros ochos, todos ellos sin daños personales, según el Centro de Coordinación de Emergencias.