La judoka Ana Carrascosa
La judoka Ana Carrascosa - MIKEL PONCE
DEPORTES

El deporte femenino como bandera

Ana Carrascosa, Elena López, Alejandra Quereda, Ruth Aguilar y el árbitro Mateu Lahoz, distinguidos con la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana

Actualizado:

La Olimpiada de Barcelona’92 se subraya como un antes y un después para lo que significan no tanto los logros, sino el reconocimiento de los mismos de las mujeres en el deporte español. Ya antes hubo nombres ilustres en diversas disciplinas, pero las conquistas con bandera femenina han ido multiplicándose. Para muestra, Londres 2012. El medallero nacional lo salvaron las féminas. Once preseas de las diecisiete logradas. Y lo olímpico o lo paralímpico, los logros o grandes puestos en mundiales, europeos y citas de referencia han seguido acumulando nombres de mujeres.

La Comunidad Valenciana es tierra de excelentes deportistas. Con motivo de los actos del «9 d’Octubre» se enarboló con rotunda claridad los pasos firmes y solventes dados, que se dan y se darán por el deporte femenino. Recibieron la Medalla al Mérito Deportivo de la Generalitat, la judoka, retirada después de acumular un brillante palmarés, Ana Carrascosa; dos de las integrantes de la selección española de gimnasia rítmica por equipos, recientemente campeona del mundo, Alejandra Quereda (capitana) y Elena López; y la atleta paralímpica de lanzamiento de jabalina, Ruth Aguilar. El único nombre masculino fue el del árbitro de fútbol Mateu Lahoz.

AnaCarrascosa explicó que «me siento muy orgullosa de ser valenciana y de recibir este reconocimiento de manos de mi ciudad en un día tan significativo», al tiempo que concretó que detrás de un premio así hay «muchísimas horas de esfuerzo, de constancia, de días y competiciones en las que no salen las cosas como esperas, de levantarte una y otra vez y tener claro que quieres continuar pase lo que pase porque tienes unos sueños».

La capitana del equipo nacional de gimnasia rítmica, la alicantina AlejandraQuereda, concretó a ABC que «este reconocimiento no solo es importante por el campeonato del mundo logrado recientemente, sino por toda una carrera deportiva de mucho esfuerzo y dedicación. Entrenamos siete horas diarias y es como nuestro trabajo», a lo que añadió que «ahora toca descansar, tomar un respiro, después de un año muy duro en lo deportivo y los estudios. Luego volveremos a preparar las nuevas coreografías».

Elena López, una de las gimnastas de oro, aseguró que «ha sido todo un orgullo recibir este premio ya que hace un año teníamos alguna queja porque no se nos reconocía apenas nuestro esfuerzo y sacrificio por este deporte y este año ha habido una gran diferencia» y deseó para el futuro «recuperarnos de las lesiones, montar los ejercicios nuevos, continuar cosechando éxitos y conseguir una medalla olímpica».

Ruth Aguilar, por su parte, reflexionó sobre qué hay detrás de la Alta Distinción recibida ayer y comentó que «mucho trabajo y mucho sacrificio, ya que por mi condición de mi movilidad reducida y, sobre todo, la de ser madre son ingredientes a añadir. Por ello me las he tenido que ingeniar para poder cumplir con los duros entrenamientos y los ciclos de preparación» e indicó que «este reconocimiento es una forma de reconocer a los deportes minoritarios y femenino».