El alcalde de Lleida, Àngel Ros, atiende a los medios - inés baucells

Àngel Ros lamenta la «falta de cintura» del PSC y deja su escaño por «coherencia»

El alcalde de Lérida insiste en que no comparte la decisión de la dirección del partido de votar en contra del traspaso de comptencias para poder convocar la consulta

abc. es
Actualizado:

El alcalde de Lérida, Àngel Ros, ha reafirmado este miércoles su compromiso con el PSC pese a dejar su escaño en el Parlament por discrepancias con la dirección sobre la estrategia con la consulta, y ha asegurado que su labor será "más intensa si cabe" tanto al frente del Ayuntamiento como en los órganos de dirección del partido.

Aún así, Ros ha explicado que ha decidido renunciar a su escaño por "coherencia" y porque no puede compartir la decisión de la dirección del PSC de rechazar la solicitud al Congreso de traspaso de la competencia de referendos. "Mi renuncia está basada en que no comparto, pero respeto, la decisión de los órganos de dirección, basada en un acuerdo del Consejo Nacional, para votar 'no' a esta propuesta. Sabemos que no llegará a nada, pero tiene un valor simbólico", ha señalado Ros. "No puedo compartir el sentido del voto elegido por la dirección, por el origen y por el programa electoral del PSC", ha añadido.

La brecha abierta por Ros, a la que se suman otros diputados socialistas que sopesan romper la disciplina de voto del PSC, le ha servido para lamentar "la falta de cintura" en el seno del PSC para hallar una fórmula que evitara el choque entre cúpula y sectores críticos: "Todos somos necesarios en el proyecto socialista".

"No hemos sido suficientemente ágiles para encontrar fórmulas, para gestionar la complejidad con la que la política aspiracional de los catalanes más se manifiesta. Si una organización no es plural, no puede gestionar ni liderar un proceso de integración de la sociedad civil", ha opinado, reconociendo que le "preocupa" que el PSC se "debilite a ojos de los catalanes" si se producen más bajas

"El hecho de ser alcalde marca el que pueda permitirme menos grados de libertad en las relaciones, tensiones y eventuales polémicas entre mi posición y la de la dirección", ha esgrimido el dirigente, que ha asegurado que su intención es presentarse a la reelección como alcalde "si el partido así lo considera".

Es por ello que, a pesar de renunciar a su escaño, su "compromiso con el PSC seguirá plenamente vigente y se manifestará en una dedicación más intensa como alcalde y cargos orgánicos del PSC, en la comisión ejecutiva y la primera secretaría de Lérida".

Preguntado sobre si entendería que el partido tomara medidas disciplinarias en caso de que otros diputados críticos rompieran mañana la disciplina de voto del grupo parlamentario, Ros ha sido tajante: "Evidentemente no compartiría ni entendería en absoluto sanciones, y sigo pensando que en el partido cabemos todos, independientemente de la postura".