El medio «annus horribilis» de Artur Mas

El medio «annus horribilis» de Artur Mas

Hundimiento electoral, presión fiscal, independentismo al dictado de ERC y corrupción, balance de seis meses de gobierno

MARÍA JESÚS CAÑIZARES
Actualizado:

Artur Mas cumple seis meses de gobierno al dictado de ERC, su socia de legislatura, tanto en materia fiscal como soberanista. Los casos de corrupción que acorralan a CDC, así como el hundimiento electoral que auguran las encuestas, empañan un mandato en el que el líder de CiU ha sido incapaz de hacer frente a la crisis y a la asfixia financiera que sufre Cataluña:

—Separatismo al dictado de ERC: Artur Mas eligió como socio de legislatura a ERC, que es la que marca el paso al presidente catalán. Éste impulsó una Declaración de Soberanía, un Consejo Asesor de la Transición Nacional, un Pacto Nacional por el Derecho a Decidir que se firma el miércoles y se comprometió, en contra del deseo de UDC, de celebrar una consulta sobre el Estado propio en 2014.

—La consulta, en el aire. La gran promesa de Artur Mas, que llegó a asegurar que convocaría una consulta «con o sin permiso del Gobierno español», está ahora en el aire. Consciente del callejón sin salida en que se metió, no descarta demorar esa convocatoria, pues la legislatura acaba en 2016. Pone como condición que esa iniciativa cuente con un amplio apoyo, en alusión al PSC, que también ha echado marcha atrás en su seguidismo de CiU.

Los peores resultados de su historia: En solo tres años, Artur Mas ha pasado de tener 62 diputados en el Parlamento catalán a los 37 que le augura el último sondeo hecho público por la propia Generalitat.

Una mala copia de ERC: El líder de CiU ha intentado ser una mala copia de ERC, pero sus votantes prefieren el original y de ahí, el «sorpasso» de los republicanos en los sondeos electorales, pues por primera vez, podrían ganar los comicios catalanes.

Más presión fiscal: En contra de sus promesas electorales, contrarias a la subida de impuestos, el Gobierno catalán ha aumentado el impuesto de transmisiones patrimoniales, recuperará el de sucesiones (que el propio Mas eliminó en su anterior mandato) y tiene previsto crear tasas sobre contaminación ambiental y pisos vacíos. También aprobó un impuesto sobre impuestos bancarios, suspendido por el Tribunal Supremo. Todo ello se debe al acuerdo de legislatura firmado con ERC, que contempla esa subida de impuestos.

Corrupción: La inculpación del ex secretario general de CDC, Oriol Pujol, en la trama de las ITV, así como la supuesta financiación irregular de Convergència a través del expolio del Palau de la Música –ambas investigaciones judiciales están muy avanzadas- y la dimisión del director de Prisiones de la Generalitat, Xavier Martorell por un caso de espionaje, han empañado el mandato de Mas.

Su núcleo duro se rompe: Con Oriol Pujol caído en desgracia, David Madí en la empresa privada y Germà Gordó, consejero de Justicia, contrario a la radicalidad independentista que suscita la consulta de 2014, el núcleo duro de Mas se ha quedado reducido a Francesc Homs, consejero de Presidencia y principal enlace con ERC.

Crisis y asfixia financiera: Cataluña es la comunidad que más dinero ha pedido este año al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), 9.000 millones de euros. Su deuda asciende a 50.000 millones de euros. El paro afecta a 900.000 catalanes.

Sin reformas estructurales: Mas no ha sabido abordar las profundas reformas estructurales necesarias para reducir su gasto. La administración catalana tiene 200 empresas públicas, se mantienen las duplicidades (consejos comarcales, diputaciones, mancomunidades). Pero las subvenciones soberanistas se mantienen.

Los empresarios le dan la espalda: El sector empresarial rechaza la ruptura con España. Las grandes empresas, muchas partidarias de un pacto fiscal, no secundan el proyecto de Mas, que sólo tiene el apoyo de las pequeñas y medianas.

Un plan de gobierno con medidas antiguas: El plan 2013-2016 anunciado recientemente por Mas incluye medidas que viene prometiendo desde 2010 y que, en algunos casos, habían sido pactadas con el PP: ley de emprendedores, simplificación de la administración, reforma del Servicio Catalán de Ocupación y del PIRMI (renta mínima de inserción), por ejemplo. Más de 200 medidas ejecutivas sin asignación presupuestaria.

Se agrava la crisis entre CDC y UDC: Nunca fue fácil conciliar las dos sensibilidades nacionalistas existentes en CiU, pero la apuesta independentista de los convergentes ha acentuado las diferencias con el presidente de Unió, Josep Duran Lleida, a quien algunos dirigentes de CDC acusan de esos malos resultados electorales por no entregarse a la causa secesionista.

Sin presupuestos: Artur Mas no ha logrado sacar adelante los presupuestos de 2013 y ha tenido que prorrogar los actuales. Argumenta que es necesario conocer el margen de déficit fiscal que marcará el Gobierno español para hacerlo. La realidad es que ERC, su socio de legislatura no se quiere apoyar unas cuentas que implicarán nuevos recortes.

Nulo apoyo internacional: Mas no ha logrado complicidades en Europa en su proyecto soberanista. Sus viajes a Moscú y París fueron un fiasco. Las autoridades europeas no dejan de recordarle que una Cataluña independiente saldría de la UE. Ahora tiene previsto visitar Brasil.