Mariano Rajoy explica el recurso del Gobierno contra la consulta catalana - Efe
Desafío de Cataluña

Rajoy: «La consulta atenta gravemente contra los derechos de los españoles»

El jefe del Ejecutivo comparece en La Moncloa tras el Consejo de Ministros extraordinario que ha aprobado los recursos de inconstitucionalidad: «Hoy cumplimos con nuestra obligación»

Actualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho una declaración institucional al término del Consejo de Ministros extraordinario, que se ha reunido este lunes a las 10 en La Moncloa para acordar dos recursos de inconstitucionalidad contra la ley de Consultas catalana y el decreto de convocatoria del referéndum independentista que ha aprobado Artur Mas. «Hoy cumplimos con nuestro obligación. El decreto atenta gravemente contra los derechos de todos los españoles», ha subrayado Rajoy en tono solemne, tras formalizar los dos recursos ante el TC. [En directo: la Abogacía del Estado recurre la consulta]

Rajoy ha advertido de que la consulta, ni por objeto ni por procedimiento, es compatible con la Constitución Española, y ha defendido la postura del Gobierno, que no ha variado desde que Artur Mas anunció unilateralmente el pasado 12 de diciembre de 2013 su decisión de convocar un referéndum por la indepedencia el 9 de noviembre.

El presidente del Gobierno ha subrayado que sigue abierto al diálogo, pero siempre dentro de la ley, como ha ocurrido hasta ahora. Tanto la ley de Consultas como el decreto de convocatoria serán suspendidos de forma inmediata si el Tribunal Constitucional los admite a trámite.

El Consejo de Ministros extraordinario se ha reunido durante cerca de dos horas, ya con el nuevo ministro de Justicia sentado a la mesa, Rafael Catalá. Ante la gravedad del desafío que ha consumado Artur Mas, Rajoy ha querido hacer una declaración institucional, en tono firme, contundente, solemne. Una declaración que ha sido seguida de tres preguntas de la prensa incluidas.

Rajoy ha recordado que él siempre advirtió de que la consulta no se iba a celebrar. Y así va a ser, «porque atenta contra la Constitución». Y ha insistido en el principal argumento: la soberanía nacional reside en el pueblo español en su conjunto, la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación española, y cualquier intento de agredir cualquiera de esos principios por una Comunidad Autónoma es «abiertamente contrario» a la Carta Magna.

El presidente ha recordado que la Constitución es reformable, pero para ello existe un procedimiento que en nada tiene que ver con el que se ha llevado a cabo para convocar esa consulta. Ha tachado de «demagógico» el mal uso que se ha hecho por parte de la Generalitat del derecho a opinar o decidir, porque debe decidir la nación en su conjunto.

«La consulta es profundamente antidemocrática», ha señalado Rajoy, quien ha dejado claro que no hay nada ni nadie que pueda romper el principio de soberanía nacional, y de la unidad indivisible de la nación, en que se basa nuestra convivencia. «No hay nada ni nadie que pueda privar a todos los españoles del derecho a decidir lo que es España».

Por eso, ha insistido en que el Gobierno estaba obligado a recurrir en defensa de la Constitución, y ha recordado que su posición está avalada por una amplísima mayoría del Parlamento y por el Tribunal Constitucional, en su sentencia del 24 de marzo.

«No es admisible contraponer ley a democracia. Sin ley no hay democracia, ni respeto a los derechos de los ciudadanos», ha manifestado en su declaración institucional. El que quiera cambiar la ley, ha dicho, tiene que hacerlo por los cauces legales establecidos. «Lo que no se puede hacer es buscar atajos o subterfugios para violentar esa realidad».

Respecto al diálogo, ha defendido que el Gobierno ha mantenido de forma permanente una posición abierta al diálogo con la Generalitat de Cataluña, y él mismo con su presidente. Pero ha acusado al presidente de la Generalitat de tratar de imponer una política de hechos consumados, de decisiones unilaterales que luego pretendía que aceptara sin más el Gobierno de la Nación.

«Quien ha puesto en marcha este proceso es el responsable de las consecuencias del mismo, y de la fractura de los lazos» que unen a los ciudadanos y a la sociedad. «Lamento que el presidente de la Generalitat haya convocado esta consulta de autodeterminación, porque va en contra de la ley, desborda la democracia, divide a los catalanes, los aleja de Europa y perjudica su bienestar». Por no hablar, ha añadido, de la frustración que se ha creado. Artur Mas «lo sabía desde el principio».

Con vistas al futuro, Rajoy vuelve a tender la mano. «Estamos a tiempo de enderezar el rumbo», ha dicho, y ha señalado que está abierto a iniciativas con una condición inexcusable: que cualquier diálogo está supeditado a la legalidad. «Mientras yo sea presidente la ley se va a respetar en toda su integridad».