Errejón trata de cerrar filas y asegura que el futuro será «codo con codo» con Pablo Iglesias

El número dos aleja la posibilidad de competir por el liderazgo del partido

MadridActualizado:

El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, intenta cerrar las heridas abiertas en la formación tras los malos resultados del 26-J. Y lo ha hecho a través de un vídeo en el que asegura que el futuro será «codo con codo» con Pablo Iglesias.

«Quedan cambios y tareas por delante, hay cosas que hay que corregir en Podemos, pero esos nuevos retos van a ser juntos», señala Errejón. Durante toda la semana se volvieron a visibilizar los diferentes sectores en la formación, pablistas y errejonistas, que diferían en el análisis de las causas del fracaso.

Por un lado los afines al secretario político criticaban la alianza con IU, «no parece haber funcionado» llegó a decir Errejón, que a su vez era el centro de las críticas del otro sector por haber sido director de la campaña y haber impuesto un discurso «hueco», como lo definió Juan Carlos Monedero.

Ayer, Iglesias y Errejón llegaron juntos a una reunión con representantes de las confluencias, de Equo y de Izquierda Unida, en una demostración pública de buena sintonía. En esa reunión se llegó a la conclusión de que el problema no fue ni la confluencia ni la campaña. Así no había perdedores ni ganadores dentro del partido. La culpa fue de que las posibilidades de que se convirtieran en una fuerza de Gobierno alarmó a parte del electorado. Diagnostican también que el millón de votantes que perdieron respecto al 20-D no se fue a otro partido sino a la abstención.

Errejón es, eso sí, más autocrítico y apunta a posibles errores propios a la hora de trasladar la estrategia o al desgaste que pudo suponerles las negociaciones para la investidura. Y reconoce que una parte del electorado puede verles carentes de la solvencia imprescindible para gobernar.

Y para paliar esas carencias Errejón plantea la necesaria reestructuración de la organización a través de una «descentralización y federalización» que sirva también para mejorar la formación de los cuadros intermedios. Eso sí, deja un recado a una de las críticas de Juan Carlos Monedero: «No es cierto que haya una dicotomía entre estar en la calle y estar en la televisión».