El coste máximo de esta cuenta básica no podrá superar los 3 euros al mes
El coste máximo de esta cuenta básica no podrá superar los 3 euros al mes - ADOBESTOCK

Las cuentas bancarias gratuitas o con un precio máximo de tres euros estarán disponibles en 20 días

Permiten realizar servicios bancarios como tener domiciliada la nómina, disponer de una tarjeta de débito, retirar efectivo en cajeros y hacer transferencias

EFE
MADRIDActualizado:

Las cuentas bancarias gratuitas o con un precio máximo de 3 euros para los colectivos más desfavorecidos o en riesgo de exclusión estarán disponibles en 20 días, tras publicar este miércoles el Boletín Oficial del Estado (BOE) el real decreto sobre este asunto que aprobó el Gobierno el 22 de marzo. Las cuentas de pago básicas permiten realizar servicios bancarios como tener domiciliada la nómina, disponer de una tarjeta de débito, retirar efectivo en cajeros y hacer transferencias dentro de la Unión Europea.

El coste máximo de esta cuenta no podrá superar los 3 euros al mes, en línea con otros países europeos, y cubre todos los servicios, con un límite para transferencias y domiciliaciones de 120 operaciones anuales.

Para determinar si una persona se encuentra en situación de vulnerabilidad se evaluará la renta y el número de miembros de la unidad familiar utilizando el Indicador de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM).

Las entidades financieras tienen la obligación de informar y ofrecer la apertura de esta cuenta en las condiciones establecidas a las personas que lo soliciten y acrediten su situación.

En el plazo de 12 meses a partir de la entrada en vigor del real decreto, el 23 de abril, el Ministerio de Economía y Empresa realizará un informe para evaluar el acceso a las cuentas de pago básicas y la definición de situación de especial vulnerabilidad o riesgo de exclusión financiera.

Esta norma se incluye dentro del marco europeo de la directiva de Cuentas de Pago Básicas que, con el fin de alcanzar la plena inclusión financiera, establece el derecho de todo ciudadano a disponer de los servicios de una cuenta de pago básica a un precio razonable.