AULA DE EDUCACIÓN FINANCIERA

¿Cómo invierte un fondo de inversión?

Explicamos las variables que tienen en cuenta los gestores a la hora de invertir el dinero depositado en estos vehículos

MADRIDActualizado:

El gestor del fondo invierte el dinero de los ahorradores en las diferentes clases de activos (dependiendo del tipo de fondo que sea) que considera que pueden arrojar un mejor rendimiento, desde acciones a títulos de renta fija, deuda a corto plazo, activos inmobiliarios, materias primas o, incluso, otros fondos de inversión.

La parte que el gestor dedica a cada clase de activo viene marcada por la tipología del fondo y el folleto del mismo. La gran mayoría de fondos limitan la exposición a renta variable, renta fija o liquidez a un porcentaje determinado, por poner un ejemplo. De esta manera, el inversor sabe el riesgo al que se expone cuando opta por uno de ellos (cuanta mayor proporción de renta variable, generalmente más riesgo).

El tipo de fondo y la categoría limitan también el universo de inversión al alcance del gestor. Por poner otro ejemplo, si se trata de un fondo de «small caps» europeas, el gestor solo podrá invertir en el universo de compañías europeas de pequeña capitalización. Lo mismo ocurre si se trata de un fondo del Ibex 35 (donde el gestor se limitará a sobreponderar o infraponderar las compañías del selectivo en función de su percepción del atractivo de las mismas, pero no podrá invertir en empresas listadas en bolsas extranjeras).

Los gestores de fondos rastrean los mercados en busca de oportunidades y rotan la cartera cuando es necesario

Más allá del atractivo intrínseco de cada activo, los gestores tienen en cuenta otros factores a la hora de invertir el dinero de los fondos que gestionan. La situación macroeconómica del país es uno de los asuntos que más sopesan debido a su efecto directo sobre los mercados, así como la política monetaria de los bancos centrales.

A veces, los gestores identifican los mercados y sectores que son atractivos y seleccionan las empresas desde ese punto de partida, lo que se conoce como análisis top-down (de arriba-abajo, en inglés). En otras ocasiones, los gestores optan por una estrategia bottom-up (de abajo-arriba, en inglés) y se centran más en los fundamentales de las compañías o activos.

Es frecuente que, aparte de estudiar pormenorizadamente los informes realizados por el departamento de análisis para identificar nuevas oportunidades, los gestores de activos dediquen muchas horas a reunirse con los directivos de las compañías que consideran interesantes y que, incluso, visiten las instalaciones de las mismas (desde fábricas a minas), por muy remotas que estén.

Pero el trabajo no acaba aquí. Una vez invertido el dinero del fondo, los gestores vigilan continuamente el comportamiento de los activos en los que están invertidos para deshacer posiciones cuando consideran que es el momento oportuno y rotar la cartera con inversiones en otros valores si es necesario.