Marc Márquez ha celebrado su quinto título en MotoGP
Marc Márquez ha celebrado su quinto título en MotoGP - AFP
Motociclismo

El año de oro del motociclismo español

Márquez, Martín, Carrasco, Bou y Pardo abanderan el éxito nacional sobre las dos ruedas en 2018

MadridActualizado:

El humo de los tubos de escape de las motos ya no es de color gris, es rojo y amarillo. Motociclismo en 2018 ha sido sinónimo de España y cinco nombres son los culpables de ello. La consagración de Marc Márquez, la coronación de Jorge Martín, el hito de Ana Carrasco, la hegemonía de Toni Bou y el nacimiento de Jorge Prado evidencian que España ha acelerado más que nadie este año. Cinco campeones del mundo, y todos ellos en distintas modalidades tan dispares como son los Mundiales de MotoGP, Superbikes, Trial y Motocross. El asfalto o la montura no son obstáculo alguno para que el himno nacional suene en los circuitos.

Tiene 25 años y su era acaba de comenzar. Su quinto título en la categoría reina, junto a los conseguidos en Moto2 y en la extinta 125, meten a Marc Márquez en el top diez de pilotos con más campeonatos de MotoGP de la historia. Madurez, tenacidad y regularidad han sido las claves para que, con sus siete coronas, mire de cerca a leyendas como el que fue su ídolo hasta aquel fatídico año 2015, Valentino Rossi, Mike Hailwood, Ángel Nieto o Giacomo Agostini. El olimpo ya tiene su hueco para el de Cervera.

Territorio nacional

Moto3 sigue siendo territorio español. Jorge Martín encontró la recompensa a una carrera deportiva llena de sacrificios y dificultades con un triunfo que le convierte en el cuarto español ganador en esta categoría desde que se implementó en 2012. Moto2 es la única cilindrada del Mundial que se les ha escapado a los corredores de nuestro país, y allí estará el año que viene el madrileño para reconquistarla tras dos cursos de dominio italiano, pues sigue los pasos de otro ilustre piloto que se crió en la capital, Ángel Nieto.

«En las motos no hay machismo, sí desconfianza a lo desconocido». Desde que en 1894 se empezasen a celebrar carreras de motos, era impensable que una mujer llegase algún día a dominar un deporte acaparado por hombres. Pero si para algo nació Ana Carrasco es para romper moldes. La hazaña de la murciana quedará grabada para la historia al convertirse en la primera mujer que consigue un certamen de motociclismo tras alzarse con el torneo de Supersport 300, la categoría pequeña de Superbikes, donde probó suerte después de no encontrar equipo en el Mundial de Motogp. Muchas escuderías se arrepienten ahora de haberla dejado escapar.

Subir, bajar, acelerar, frenar... las pruebas de trial hacen de esta modalidad lo más parecido a una montaña rusa. Nada que ver con la trayectoria de Toni Bou, siempre en lo más alto. El catalán se alzó con su duodécimo campeonato de trial al aire libre, que une a sus otros doce logrados en pista cubierta. Lleva más de una década sin saber lo que es bajarse de lo más alto del podio, no por ello deja de soñar con su vigésimo quinta corona. «Mis rivales trabajan mucho para pillarme y yo mucho, mucho para que no me pillen», aseguró a ABC. 24 campeonatos a sus espaldas y su hambre no se sacia, sus contrincantes no lo tendrán fácil para alcanzarle.

Cuesta creer que un país amante de las dos ruedas en todas sus variantes no haya dado al Mundial de Motocross un campeón, hasta que llegó Jorge Prado. No le hizo falta ni salir a pista para conquistar el MX2, la segunda competición más importante de las motos de tierra. Su aplastante dominio cuando quedaba una prueba para que concluyese, unido a la retirada de su principal adversario, Pauls Jonass, propició que España estrenase su casillero de victorias gracias al gallego. Sus 17 años y las esperanzas que ha despertado no le asustan. «La única presión que tengo es la que me pongo yo mismo. La próxima temporada quiero volver a ser campeón», relató en este diario. El año que viene se lo ha ganado, lucirá el número uno en el carenado de su KTM.

El siguiente curso estará marcado por la llegada de MotoE, una categoría en la que compiten exclusivamente motos eléctricas. Una nueva oportunidad para sumar más triunfos a un palmarés envidiable (50 títulos de MotoGP, 3 en Superbikes, 2 motocross y 42 en trial). Otra ocasión para, como hace Jorge Lorenzo, clavar la bandera rojigualda en todos los trazados del mundo.