RÍO2016Juegos Olímpicos

Río 2016 | Gimnasia

Simone Biles se despide de Río con su cuarto oro

La estadounidense también conquista el título en suelo e iguala el récord de otras cuatro gimnastas tetracampeonas en unos mismos Juegos

Simone Biles se despide de Río con su cuarto oro
AMADOR GÓMEZ Río De Janeiro - Actualizado: Guardado en: Actualidad Rio-2016

En sus primeros Juegos, Simone Biles cerró este martes su participación en Río con su cuarta medalla de oro, conquistada en suelo. La pequeña gimnasta estadounidense de 1,45 metros igualó así el récord de otras cuatro tetracampeonas olímpicas en unos mismos Juegos: la soviética Larisa Latynina (Melbourne-56), la húngara Agnes Keleti (Melbourne-56), la checa Vera Caslavska (México-68) y la rumana Ecaterina Szabo (Los Ángeles-84).

La espectacular Biles (19 años), la gran estrella de la gimnasia mundial, aspiraba a cinco oros en Río, pero no pudo adjudicarse el título en la barra de equilibrio, donde quedó tercera. Abandona por tanto los Juegos de su debut con cuatro oros (concurso general, salto, suelo y por equipos) y un bronce en barra. En su peor aparato, las barras asimétricas, no tuvo ninguna opción de subir al podio, pero en su despedida de Río volvió a maravillar en suelo, con una puntuación de 15,966, mientras que su compatriota Alexandra Raisman (campeona olímpica en Londres 2012 y plata en Río) sumó 15,500.

Biles, la única gimnasta de la historia con 10 títulos del mundo, ha engrandecido su leyenda en los Juegos de Río, donde la genial estadounidense ha enamorado al público de la Arena Olímpica desde que comenzó a asombrar con sus ejercicios como líder indiscutible del equipo de Estados Unidos. Este martes, en suelo, donde nadie realiza un ejercicio tan complicado como ella, sus poderosos saltos y prodigiosas acrobacias volvieron a levantar de sus asientos a los aficionados, entregados a quien ha sido coronada reina de la gimnasia en Río, en el que es, junto al atletismo y la natación, uno de los tres grandes deportes olímpicos.

La joven afroamericana que ha revolucionado la gimnasia y ha tomado el relevo de la mítica Nadia Comaneci ha explotado definitivamente, como era previsible, en Río, aunque no haya podido completar un repóquer al que apuntaba desde antes de comenzar la competición. Con sus musculosas piernas, nadie salta tan alto ni clava sus ejercicios como lo hace esta diminuta gimnasta que nunca pierde la sonrisa y en la jornada del adiós en Río volvió a dar una exhibición. La gran dominadora de la gimnasia en este planeta que no parece de este mundo.

Las dos primeras plazas del podio en suelo, y por este orden, estaban destinadas a Biles y Raisman, también plata en el concurso general. Al último escalón subió la británica Amy Tinkler, con 14.933. A una distancia sideral de Biles, a quien han apuntado siempre todos los focos en el escenario de la gimnasia en Río, a la espera de cinco oros de seis, de los más optimistas, aunque la opción era muy factible, que finalmente han sido cuatro de seis mirando sus opciones con mayor realismo.

Toda la actualidad en portada

comentarios