Estados Unidos

Las «perlas» de Ibrahimovic en la tele estadounidense

El sueco compartió su desproporcionado ego con los aficionados al «soccer» en el popular programa de Jimmy Kimmel

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Zlatan Ibrahimovic está de dulce. Desde su aterrizaje en los Estados Unidos para enfundarse la camiseta de Los Ángeles Galaxy de la Major League Soccer (MLS) todo le está saliendo a pedir de boca al delantero sueco. Ya en su debut hizo un doblete, con un gol realmente espectacular, y ante el Chicago Fire marcó para dar la victoria a su equipo.

Su llegada ha tenido tal repercusión que el que fuera jugador de Ajax, Juventus, Inter, Barcelona, Milán, París Saint-Germain y Manchester United es ya toda una estrella que ha recibido la llamada de algunos de los programas de televisión más importantes del país.

Es el caso del 'show' de Jimmy Kimmel, de la cadena ABC, que contó con Ibrahimovc como invitado, y sirvió de altavoz para que los aficionados estadounidenses conozcan un poco más la peculiar personalidad del futbolista, que dejó varias «perlas» durante la entrevista.

Cuestionado por su apariencia, que no coincide con el prototipo de ciudadano sueco, Ibrahimovic lanzó su primera sentencia altisonante: «No soy el típico chico sueco, pero he puesto a Suecia en el mapa».

También tuvo que responder el futbolista a la cuestión de la complicada pronunciación de su nombre de pila, Zlatan: «Mi nombre en la lengua de los Balcanes significa 'oro', preferiría que me llamaran así, pero sé que la gente tiene dificultades para pronunciarlo. Así que alguien empezó a llamarme 'Ibra', y ahora la gente me llama Ibra. Y ahora 'el león'»

Ibrahimovic volvió a demostrar su desproporcionado ego al destacar la acogida que ha tenido en tierras estadounidenses: «En Europa el fútbol es enorme, así que a cada sitio que he ido la gente se vuelve loca y eso... La gente me dijo 'cuando vengas a Los Ángeles, no te preocupes. Podrás andar por la calle...' pero desde el primer día... Pasa en todos sitios. Es mi culpa, si juegas de la forma que yo juego...», vaciló.

«Mi fortaleza mental está hecha a prueba de balas, así que con cualquier cosa que hubiese hecho, sería el que soy hoy. Elegí el fútbol y lo siento por esa ofensa al resto de deportes, porque sería lo mismo», finalizó, contento de haberse conocido, el futbolista.