El Pozuelo, el estadio del Juventud Torremolinos, uno de los clubes del Grupo IX de Tercera
El Pozuelo, el estadio del Juventud Torremolinos, uno de los clubes del Grupo IX de Tercera - @JTorremolinosCF
Tercera división

Pánico en Tercera división

Temor a que nueve clubes de un mismo grupo de esta categoría desciendan de golpe esta temporada

Actualizado:

«Es una barbaridad, pero la normativa es así y está para cumplirse. Hay pánico en muchos equipos porque llegar hasta aquí resulta muy difícil», reconoce Ernesto Salido, directivo del CD Alhaurino, el decano el fútbol malagueño. Su intranquilidad a preguntas de ABC está justificada. Sumar este año más de 50 puntos no garantiza la permanencia y hasta nueve clubes corren peligro de descender a la vez en el Grupo IX de Tercera división (Almería, Jaén, Málaga, Granada y Melilla). No se trata de un error, lo que han leído es real y los dirigentes, técnicos, jugadores y aficionados lamentan el angustioso final de Liga que les aguarda hasta que se conozca oficialmente el número de equipos que bajarán este año. Según anunció la RFEF antes del inicio de la competición, cinco lo harán seguro porque la Liga la juegan 22 conjuntos y la próxima campaña solo podrán disputarla 20. Pero existe una amenaza añadida: los descensos de Segunda B pueden generar una escabechina en este grupo de Tercera porque, según está actualmente la clasificación en la división de bronce, otros cuatro clubes caerían a categoría Regional por arrastre geográfico. Hasta nueve posibles descensos en un mismo grupo y una misma temporada, una cifra sin precedentes e inquietante.

La composición numérica de los grupos de Tercera división está históricamente condicionada por los descensos que se producen desde Segunda B, por ello, la pasada temporada el Grupo IX se jugó con 22 clubes. A final de curso tenía que haberse reducido en dos para no repetir ese número en esta campaña, pero la Liga 2018-19 ha vuelvo a ser de 22 equipos. «No se hizo la reducción y los problemas han llegado ahora. Alguien no se atrevió a bajar entonces al Huétor Vega y al Guadix y ahora nos encontramos con un problemón. Ahora mismo, nueve equipos de nuestro grupo perderían la categoría. Es increíble», lamenta un presidente de la categoría, que pide a ABC que no figure su nombre. Antonio Díaz, el delegado del CD Rincón, decimosexto clasificado, ahonda en esa misma opinión: «No nos parece bien que puedan bajar de golpe hasta nueve equipos, el año pasado se pudo quedar el grupo en 20 clubes y no sé por qué intereses no se hizo. se habrían evitado ahora el problema».

«Una decisión arbitraria»

Una queja que comparten desde otro conjunto malagueño, el Antequera CF, a pesar de que el cuadro de El Maulí no corre ningún peligro de descenso porque es cuarto y lucha por meterse en el playoff de ascenso. «En 2018 se tomó una decisión arbitraria que este año va a tener muchísimas peores consecuencias. La Federación tiene que saber que dos temporadas con un grupo de 22 equipos suponen un calendario de locos y unos gastos mayores que para los clubes de otros grupos , lo que genera un agravio», asegura a este periódico Paco Lara, su director deportivo. En este sentido, entiende que la RFEF, debido a que el pasado verano no corrigió la situación, «debería de compensar ya económicamente a los clubs que, por segunda temporada consecutiva, hemos competido en un grupo de 22. La Federación debe asumir los gastos generados por esa decisión».

El origen de la polémica está en que, el pasado verano, la Federación, a petición de la Andaluza, decidió que el Polideportivo Almería y el Alhaurino (tercero y cuarto de División de Honor) no ascendieran a Tercera división porque las dos plazas vacantes en esta categoría, tras subir el Almería B y Malagueño a Segunda B, se adjudicaron a dos conjuntos que habían descendido, los granadinos Guadix y Huétor Vega, que completaban así un grupo de 20 equipos para el curso 2018-19. Poli Almería y Alhaurino mostraron entonces su indignación y recordaron que en casos precedentes la Federación había actuado de otra forma, y expusieron 738 casos precedentes registrados desde 1977 para avalar sus reclamaciones. La RFEF finalmente cambió su decisión e incorporó a ambos conjuntos al Grupo IX, pasando a tener 22 equipos porque Guadix y Huétor Vega fueron repescados y mantuvieron la categoría. Por eso, la temporada 2018-19 se ha vuelto a disputar, por segundo año consecutivo, con un exceso de clubes.

¿Por qué se podría dar este año una cantidad tan elevada de descensos? Para volver a encajar el puzzle y que el Grupo IX se pueda disputar ya con 20 equipos en la temporada 2019-20, la RFEF comunicó a principio de este curso que los cinco últimos clasificados de la Liga perderían la categoría. Quedarían así 17 clubes, a los que se añadirían los conjuntos ascendidos de los dos grupos de División de Honor, completando la veintena deseada. Pero la clasificación de Segunda B ha jugado una mala pasada a la RFEF. A falta de cinco jornadas para que acabe el campeonato, los cuatro clubes del Grupo IV de Segunda B que figuran en la zona de descenso (Almería B, Malagueño, El Ejido y Recreativo Granada) caerían por motivos geográficos al Grupo IX de Tercera, lo que provocaría un seísmo. El Huétor Vega granadino, 14º clasificado con 50 puntos, y los otros ocho conjuntos que figuran por detrás en la tabla descenderían a División de Honor andaluza, la categoría inferior, lo que en otras Comunidades se conoce como Preferente.

RFEF: «Conocemos el problema»

La RFEF es consciente del problema que se puede avecinar a final de curso si finalmente descienden los cuatro equipos que cierran ahora el Grupo IV de Segunda B y fuentes federativas explican a ABC que «se va a trabajar este tema en la Asamblea Extraordinaria del día 29. Conocemos la problemática y vamos de la mano con la Andaluza». Que algún equipo andaluz pasara circunstancialmente al grupo murciano podría ser una opción. Sin embargo, los cuatro clubes del Grupo IX que pelean por subir a la categoría de bronce pueden resultar el mejor aliado, un salvavidas, para la Federación. Real Jaén, Linares Deportivo y El Palo ya son matemáticamente equipos de playoff, y el Antequera tiene todas las papeletas para acompañarles. Si finalmente alguno de ellos logra el salto de categoría, liberaría su plaza en Tercera, evitando un descenso.

Sin embargo, hablamos de fútbol y todo puede pasar. Los cuatro representantes del Grupo IX de Tercera podrían ascender de golpe o bien ninguno de ellos, lo que llevaría al peor escenario en el caso de que Almería B, Malagueño El Ejido y Recreativo Granada perdieran la categoría en Segunda B: a los descensos de los últimos cinco últimos de la Liga se sumarían otras cuatro clubes. Una pesadilla que marca el final de un campeonato en el que ganar los partidos no garantiza la permanencia.

Por eso, algunos clubes del Grupo IX de Tercera se están moviendo para intentar que la RFEF mantenga el próximo año una Liga de 22 equipos, pero la iniciativa no tiene un apoyo mayoritario. «Quizá habría que empezar a pensar que la próxima Liga vuelva a ser de 22», reflexiona Antonio Díaz, el delegado del CD Rincón. Sin embargo, los presidentes de algunas entidades consultadas por ABC recuerdan que hay una comunicación oficial federativa anunciando que este curso habría cinco descensos y que el resto vendrían dados por arrastre, como ha sucedió en otras temporadas, aunque no en un número tan elevado. «Aunque no nos guste la situación, las normas están para cumplirse».

Piden compensaciones

Para estos dirigentes, mantener una competición con 22 clubes resulta una barbaridad por varios motivos. El primero, deportivo. «En este grupo se juegan cuatro jornadas más que en el resto y ese cansancio se nota a la hora de tener que afrontar un playoff de ascenso», explica Paco Lara. Además, hay que disputar jornadas entre semana, lo que supone un grave perjuicio para jugadores que no viven del fútbol y para clubes que, en un miércoles, hacen taquillas ridículas. El representante del Antequera se muestra tajante: «Nuestro club quiere ser solidario y evidentemente no comparte que equipos que se han ganado la permanencia desciendan por las decisiones de años anteriores que tienen su reflejo en este. Pero también llamamos a la reflexión. La Federación Española debe de afrontar la realidad y asumir el coste de lo que supone jugar en un grupo con 22 equipos y plantear soluciones tanto deportivas como económicas».