Fútbol

Un imperio bajo sospecha

El Manchester City, propiedad de City Football Group junto a seis clubes, está siendo investigado por saltarse el Fair Play Financiero

Actualizado:

La reciente eliminación del Paris Saint Germain de la Liga de Campeones demuestra que el dinero no da la felicidad en el fútbol. Incluso puede llegar a acarrear desgracias. A pocos sorprenden ya las disparatadas cantidades que se pagan por los futbolistas hoy en día y hay un club sobre el que se ha estrechado el cerco por hacerlo de forma descontrolada en estos últimos años.

El pasado jueves, la UEFA anunció la apertura de una investigación al Manchester City por un supuesto incumplimiento del Fair Play Financiero. La entidad futbolística ha vuelto a poner la lupa sobre el conjunto inglés después de que, a finales de 2018, el periódico alemán «Der Spiegel» publicase que Gianni Infantino, actual presidente de la FIFA, ayudó al PSG y también al City a saltarse las reglas económicas que rigen el mercado de fichajes. De confirmarse estas infracciones, el equipo británico se enfrenta a una sanción nunca antes vista: quedar excluido de la Champions League, el trofeo con el que el jeque Mansour Al-Nahyan sueña desde que tomase el control de las arcas a base de petrodólares.

Nadie de la cúpula «citizen» se ha pronunciado al respecto, pero sí lo ha hecho Pep Guardiola. En la rueda de prensa previa al choque entre City y Watford, las preguntas al entrenador sobre la investigación de la UEFA fueron una constante. «No estoy en absoluto preocupado. Confío mucho en lo que el club ha hecho porque lo conozco y espero que pueda resolverlo lo antes posible», zanjó el técnico español.

Pep Guardiola: «No estoy en absoluto preocupado. Confío mucho en lo que el club ha hecho porque lo conozco y espero que pueda resolverlo lo antes posible»

El apellido Guardiola tiene mucha presencia en el City Football Group (CFG). Esta compañía propiedad de Al-Nahyan, miembro de la familia real de los Emiratos Árabes Unidos, compró en 2017 el Girona junto a la empresa de Pere Guardiola, hermano del preparador catalán. Desde la adquisición, ha aumentado su gasto en fichajes de manera considerable. En los años previos, el cuadro gerundés invertía una media de cinco millones de euros en traspasos, mientras que entre 2017 y 2019 la cantidad asciende hasta 35 millones. Todo ello en un equipo que hace una década luchaba por no descender a Segunda B.

Pero la creación de un imperio con base en Mánchester había comenzado años antes. En 2013, CFG fundó conjuntamente con los New York Yankees el New York City Football Club. La compra del gigante árabe de este equipo estadounidense no se ha traducido, por el momento, en títulos, pero sí ha atraído a algunas de grandes figuras europeas, como Patrick Vieira, que se hizo cargo del banquillo neoyorquino durante tres temporadas, o David Villa. El mítico delantero español ha sido el principal reclamo de la empresa del jeque. Durante un año cambió las tierras americanas por el Melbourne City para aumentar su presencia en Australia.

Y fue la facilidad que ofrece Uruguay para crear sociedades anónimas y la posibilidad de importar talentos a Europa lo que atrajo al príncipe emiratí a comprar el Club Atlético Torque. Este humilde equipo sudamericano apenas contaba con estadio la pasada campaña. Ahora está en la élite del fútbol uruguayo y el coordinador deportivo, Luis Bruno, anunció que en un futuro el club será renombrado como Montevideo City.

Desembarco en Asia

Desde hace varios años, muchos jugadores ya ven la liga china como un paraíso económico en el que establecerse y el CFG comparte esa visión. El Sichuan Jiuniu, de la tercera división del fútbol chino, ha sido la última compra y con la que consolida su presencia en Asia, que ya inició hace un lustro con la adquisición de acciones de la escuadra nipona Yokohama Marinos. Salvo en África, el color azul celeste está presente en todos los continentes.

La colonización del imperio «skyblue» se encuentra lejos de tener fin. Después de la compra del Sichuan, Ferrán Soriano, director ejecutivo del City, dejó abierta la puerta a la inversión en el fútbol indio. «Hemos observado la India durante casi dos años y terminaremos haciendo una inversión allí. No sé lo que ocurrirá en diez años, pero nuestro grupo podría tener dos o tres equipos más», señaló el directivo.

City Football Group sigue creciendo a un ritmo desbocado, al igual que el gasto en fichajes de su buque insignia inglés. Cerca de 1.700 millones de euros en altas en una década. Llevar el apellido City está bajo sospecha.