Asamblea de socios de la UD Almansa
Asamblea de socios de la UD Almansa - @UDAlmansa
Fútbol

El eterno sufrimiento del fútbol modesto

Finalizada la temporada, la supervivencia de numerosos clubes está amenaza ante la falta de candidatos a presidir sus juntas directivas

Actualizado:

Finalizada la temporada en Segunda B y Tercera división excepto para los equipos que se encuentran inmersos en el playoff de ascenso, llega la hora de los balances y de las renovaciones de las juntas directivas. En unas categorías en las que sacar adelante a las entidades exige un sacrifico permanente, los directivos del fútbol modesto no siempre encuentran el apoyo que demandan para seguir adelante o el relevo al frente de la presidencia. Por eso, algunos conjuntos viven estos días momentos de incertidumbre y su futuro está, lamentablemente, en el aire.

Formar parte de la directiva de un club modesto no es tan sencillo como puede pensar algún aficionado y exige multiplicarse en las tareas. El Atlético Torremejía, que el pasado fin de semana ascendía a la Primera Extremeña, en la que no militaba desde hace 30 años, lo ponía de manifiesto con un mensaje de disculpa por no haber podido informar en las redes sociales del desarrollo de ese partido. Un bonito gesto por parte de una entidad humilde que intenta cuidar siempre todos los detalles. Sus directivos estuvieron, literalmente, desbordados. El presidente del conjunto pacense disputó el partido porque también es jugador del equipo; uno de los vicepresidentes se encontraba en el banquillo porque es el entrenador; y el otro vicepresidente ejercía de delegado de campo. El tesorero de la entidad estaba detrás de la barra del bar y el último directivo tuvo que atender la taquilla. Trabajo desinteresado por mantener vivo un club modesto que repiten, temporada tras temporada, la mayoría de las directivas en unas categorías que exigen un sacrificio desinteresado permanente

La UD Almansa, conjunto del Grupo XVIII de Tercera división, celebraba este jueves una asamblea de socios clave para el futuro de la entidad, fundada en 1992. Un acto en el que, finalmente, no se presentaban candidaturas para suceder a la actual junta directiva de un club abocado a su disolución, el próximo 30 de junio, si alguien no toma antes las riendas. El objetivo de los actuales directivos es intentar que algún «salvador» de un paso al frente antes de esa fecha.

Amenaza de desaparición que también planea sobre el Huercal-Overa murciano, conjunto de Tercera división que celebraba su asamblea general de socios, en la que se producía el cese de la actual junta directiva. Como en el caso del Almansa, tampoco se presentaban candidaturas para ocupar la presidencia de este club. El próximo día 8 de junio se producirá una nueva reunión en el Ayuntamiento para intentar conformar la nueva junta directiva que se haga cargo de la gestión de esta entidad.

La agonía del Almansa ha provocado una ola de solidaridad entre otros clubes de Castilla-La Mancha y de otras conjuntos rivales de otras Comunidades.