Copa América 2019

Coutinho sonríe con Brasil y hace olvidar a Neymar

El atacante, muy criticado en el Barcelona, comandó a su selección en la victoria frente a Bolivia (3-0) en la inauguración de la Copa América

Actualizado:

Se hace raro no ver jugar a una de las más míticas selecciones con su casaca original. En la inauguración de la Copa América 2019, Brasil dejó en el vestuario su característica equipación amarilla para enfundarse una camiseta que trae buenos y malos recuerdos a partes iguales. El blanco fue el color oficial de la «canarinha» hasta 1950. Una fecha maldita para los brasileños, grabada en sus memorias como el «maracanazo» sufrido ante Uruguay. Pero con esa elástica saltó al campo Brasil en su estreno frente a Bolivia, como tributo a los 100 años de la primera Copa América conquistada. Un centenario que esperan honrar con un título que no levantan desde 2007.

El optimismo es algo que nunca pierden los aficionados de la «verde-amarella», a pesar de que Neymar, su principal estrella, no pueda por culpa de su lesión de tobillo ser el líder en la competición. Un papel que ante los bolivianos asumió Coutinho, criticado en el Barcelona por su elevado coste (120 millones de euros) y que tan poco rendimiento ha dado hasta el momento en el Camp Nou.

El atacante volvió a sonreír tras una difícil campaña. Bolivia, que hizo de su rigor defensivo su mejor arma, salió viva de un primer tiempo en el que su rival acaparó la posesión y dispuso de buenas ocasiones para adelantarse a pesar de mostrar un juego no demasiado vistoso. Aunque los goles y, sobre todo, Coutinho aparecieron tras el descanso.

Fue desde los once metros, y tras intervención del VAR por mano dentro del área boliviana, el jugador azulgrana adelantó a los suyos. A penas tres minutos después culminó su doblete y su reivindicación con un tanto de cabeza. Su actuación fue lo más destacable de un encuentro en el que el desparpajo de David Neres, una de las revelaciones de la temporada junto con su club (el Ajax), no fue suficiente para levantar al público del estadio Morumbí.

Algo que sí consiguió un joven de 23 años que salió desde el banquillo y que promete dar más de una alegría a los brasileños. Everton, jugador del Gremio, tan solo necesitó dos minutos para dejar su sello en el choque. Después de dar muestras de su endiablada velocidad, el extremo trazó una diagonal desde el costado izquierdo para perfilarse a su pierna diestra y proyectar un duro disparo que dejó clavado al guardameta rival.

Ilusión en los anfitriones del campeonato al ver que sin Neymar hay jugadores que pueden echarse el equipo a la espalda y más con rivales cuyo único fin es mantener la portería a cero. Buena prueba de ello fue que Alisson tan solo tuvo que detener un tímido disparo en el minuto 87 y que al concluir el encuentro Brasil realizó 622 pases frente a los 222 de los bolivianos.

Victoria número 100 de Brasil en la Copa América. Un triunfo algo abultado (3-0) para el juego de un equipo que por momentos fue abucheado. Muy recientes están todavía las dolorosas eliminaciones de los mundiales de 2014 y 2018.