Jasper Cillessen en las oficinas del Barcelona
Jasper Cillessen en las oficinas del Barcelona - ABC
Fútbol

Los 135 millones que espera ingresar el Barça con su fondo de armario

André Gomes, Cillessen, Malcom, Denis, Rafinha y Cucurella están en la rampa de salida

BarcelonaActualizado:

Necesita el Barcelona una fuente de ingresos solvente con la que acometer la remodelación de la plantilla y liquido con el que convencer a los grandes cracks del momento para que acepten la propuesta de jugar en el Camp Nou. Más allá de futbolistas de altísimo nivel cuyo rendimiento se ha puesto en duda, como es el caso de Coutinho, Umtiti, Dembélé o Rakitic, el club catalán quiere deshacerse de los futbolistas con rol secundario que no están entrando en los planes de Ernesto Valverde y que podrían dejar una buena cantidad económica en las arcas. Se ha tasado a los descartes en 135 millones de euros, con lo que se podría financiar la llegada de De Ligt o de Griezmann. De hecho, una cosa tienen claro los gestores azulgranas y es que no piensan malvender a ningún futbolista con el que no se cuente, ya que como mínimo se pretende cubrir la parte por amortizar de cada uno de ellos. El caso más claro es el de Jasper Cillessen, que ha solicitado al Barcelona que le deje marchar ante la falta de oportunidades bajo palos ante la titularidad de Ter Stegen. Aunque el club no solicitará la cláusula de rescisión (60 millones de euros) le ha comunicado al portero que debe presentar una oferta de 30 millones como mínimo. Los argumentos culés son claros: si Cillessen se marcha, deberán fichar a otro cancerbero y no quieren perder dinero. El holandés se ha revalorizado desde que fue fichado del Ajax por 15 millones y le quedan dos años de contrato (seis millones por amortizar).

No obstante, el jugador que más caché tiene en estos momentos a pesar de los pocos minutos que ha tenido es Malcom. El brasileño, fichado el año pasado por 42 millones de euros, no ha tenido protagonismo y al Barcelona aún le quedan por amortizar 32 millones que debe abonar al Girondins de Burdeos. Por este motivo le han tasado en 35 millones. No obstante, el atacante no lo pondrá fácil, ya que no quiere salir del club azulgrana y confíen en triunfar en el Camp Nou si le dan oportunidades. Quién sí tiene los días contados y no regresará a la disciplina culé es André Gomes, que esta temporada ha militado cedido en el Everton. 25 millones es lo que solicita el Barcelona por el centrocampista, por el que pagó 35 millones al Valencia y que aún tiene dos años más de contrato. Los «toffies» pretenden quedárselo en propiedad pero intentan rebajar el precio, sabedores que no entra en los planes del Barça y que su alta ficha supone una carga para la elevada masa salarial de la entidad.

No será fácil la salida de Denis Suárez, también con dos años más de contrato. El Arsenal, donde ha jugado esta temporada, ha renunciado a hacer efectiva su cláusula de recompra y deberá regresar a la disciplina culé para realizar la pretemporada. El Barcelona pretende ingresar 20 millones por el futbolista, que le costó solamente 3,2 millones. De momento, el Nápoles, el Dortmund y el Valencia parecen interesados por él. Tampoco tiene visos de continuar Rafinha, maltratado por las lesiones y al que el club le dejará marchar por 15 millones de euros, aunque no se descarta que le cedan para ver cómo ha evolucionado su rodilla. Será una baja que se unirá a la de Cucurella, recomprado al Eibar por 4 millones después de que el equipo en el que ha estado este año hiciera efectiva la compra estipulada en el acuerdo por 2 millones. Aunque Valverde tendrá la última palabra sobre la posibilidad de que ayude en el lateral izquierdo, en la entidad ven más factible una venta que reporte un mínimo de diez millones de euros.