REUTERS
Los apodos más famosos del fútbol

Cristian Rodríguez, «el Cebolla» que hacía llorar a sus rivales

El jugador del Atlético de Madrid siempre era el primero en salir elegido en las pachangas con sus compañeros del colegio

Actualizado:

El mundo del fútbol necesita de jugadores como Cristian Rodríguez. Por encima de la calidad o exquisitez técnica que atesora, cualquier aficionado sabe apreciar la garra y el derroche físico que despliega cada vez que salta a un terreno de juego. En un deporte marcado por las frivolidades, el uruguayo representa la antítesis del modelo. Peñarol, París Saint-Germain, Oporto y Atlético de Madrid han sido los clubes por donde «el Cebolla» ha dejado huella. Han oído bien, así es como se le conoce dentro del balompié, continuando con la saga de futbolistas cuyos apodos están asociados a determinados alimentos.

Cristian Rodríguez debe su sobrenombre a la gran habilidad que ya pregonaba de pequeño con el balón en los pies. Dicen quienes le conocen, que tal era su repertorio de regates y filigranas cuando jugaba en Montevideo, que hacía llorar a los rivales cada vez que se enfrentaban a él. Sin embargo, el propio protagonista ha desmentido alguna vez entre risas esta teoría: «Decían que era porque yo hacía llorar a las defensas rivales, pero no, es porque así le decían a mi padre y yo le robé el apodo», replicó una vez a un intrigado periodista brasileño, en el marco de la Copa Confederaciones.

Pero lo cierto es que «el Cebolla» nunca da un balón por perdido y no le importa si tiene delante a uno o varios adversarios a la hora de encararlos. Tal es su confianza que siempre deja algún detalle, aunque en los últimos tiempos no goce de muchos minutos. En el club rojiblanco siempre ha destacado por su compromiso, algo que la apasionada afición del Vicente Calderón se lo agradece al grito de «¡Uruguayo! ¡uruguayo!». «El Cebolla», sangre caliente, no duda en prender una bengala cada vez que el Atlético acude a Neptuno para celebrar un título.