Atlético - JuventusEl VAR vuelve a desesperar a los rojiblancos

Actualizado:

El VAR empieza a ser una pesadilla recurrente para el Atlético. El derbi ante el Real Madrid provocó una reacción inaudita en el club rojiblanco, haciendo público su enfado con la Liga en las redes sociales, un enfado que ha crecido de forma exponencial con el estreno del videoarbitraje en la Champions. Pese a que el buen resultado final hizo que ni Simeone ni los jugadores cargasen demasiado las tintas, en todos se apreció la molestia por las decisiones del alemán Zwayer. «Espero que el VAR se ajuste y que nos siga ayudando», respondió en rueda de prensa Simeone, que protestó las dos jugadas polémicas que resultaron rearbitradas: La primera, en el primer acto, un empujón sobre Diego Costa que el árbitro pitó como penalti y que fue corregido a falta desde la sala del VAR.

Y la segunda, la más polémica, el gol de Morata que hubiese puesto por delante al Atlético, y que el colegiado alemán rectificó tras concederlo después de acudir al monitor a ver la jugada con más pausa y entender que el delantero del Atlético había cometido una falta previa sobre Chiellini. «Si creen que un tipo de 1,87 metros puede caerse así, créanlo», dijo Simeone de forma muy crítica. «Chiellini es mi amigo y le he dicho que no puede pedir esa falta cuando es el primero que va al contacto con todo el mundo», reafirmó un Morata que confesó estar muy fastidiado por los dos goles que le ha anulado el VAR ante Madrid y Juve, dos de sus exequipos y que le impiden estrenarse con el Atlético.

Fue tanta la frustración tras esa jugada que Enrique Cerezo llegó a abandonar el palco para seguir el final del partido en una sala contigua. «Es una vergüenza», se le escuchó decir. Los goles de su equipo los vio en una televisión, mientras junto a Andrea Agnelli, en la zona presidencial del estadio, lucía una silla vacía.