El alcalde de Barcelona, Xavier Trias
El alcalde de Barcelona, Xavier Trias - efe

Trias no teme un Consistorio troceado tras las municipales

En su balance de mandato, el alcalde destaca el apoyo municipal al 9-N

abc. es
Actualizado:

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, afirmó ayer que ve «bien» que entren nuevos grupos municipales en el Ayuntamiento de Barcelona y que no le preocupa el efecto Podemos -argumentando que si hay gente que tiene ambiciones y representan a ciudadanos deben presentarse para ver qué consiguen-, y confió en que si, tras las municipales previstas para mayo salen siete grupos políticos, se llegue a un gran pacto que dé estabilidad al gobierno.

En una rueda de prensa en el Colegio de Periodistas de Cataluña para hacer un balance de 2014, el primer edil convergente insistió en que «la experiencia de gobernar con 14 regidores no ha sido mala», pero reconoció que sería mejor gobernar 21 -la mayoría absoluta , una cifra que descartó conseguir en los próximos comicios, aunque no se amedrentó por la fragmentación del pleno si hay un acuerdo de estabilidad que permita un gobierno fuerte, informó Ep.

«Buscaremos la forma de conseguir un gobierno estable», dijo tras hacer un repaso de su gestión al frente del gobierno municipal en el que destacó que, en contra de los vaticinios, gobernando en minoría, con esos 14 regidores, han conseguido la estabilidad a través de los pactos realizados con casi todas las fuerzas municipales. «Hemos pactado con el PP los presupuestos de 2014 y las inversiones de 2013; con el PSC el PAM y los presupuestos de 2015 y proyectos fundamentales como el de La Rambla y con UxB hemos impulsado muchos proyectos», recordó Trias, que lamentó que pese haberlo intentado, no ha conseguido pactar nada con ICV-EUiA.

De su legislatura, Trias destacó que Barcelona ha estado al lado del Govern y del presidente de la Generalitat, jugando un papel importante en el proceso que condujo hasta el 9-N. En cuanto a la gestión económica, expuso que no se ha hecho ningún recorte en el ámbito social, garantizando la solvencia financiera de la administración local.