Cerca de 200 librerías, en peligro de cierre
Las librerías no so ajenas a la crisis y a otro tipo de competencias que dificultan su futuro - ana pérez herrera

Cerca de 200 librerías, en peligro de cierre

Actualizado:

Las fechas próximas al inicio del curso escolar era uno de los periodos en el que las librerías tradicionalmente hacían más negocio, pero esta tendencia ha dado un giro en Castilla-La Mancha en los últimos años y el sector ha visto disminuidas sus ventas debido a la crisis y a otra serie de factores que los libreros relatan.

En declaraciones a ABC, el presidente de la Asociación de Libreros de Toledo, Francisco Javier Albillos, aseguró que el sector del libro en Castilla-La Mancha está «en una situación agonizante y con un pie en el abismo», ya que las ventas han caído «de manera estrepitosa» debido a la crisis y a la «competencia desleal de algunos colegios y algunas asociaciones de padres de alumnos y la falta de control».

De hecho, Albillos, que también es propietario de la Librería Merlín en Toledo, señala que este año 2013 se prevé que puedan llegar a cerrar unas 200 librerías en Castilla-La Mancha, basándose en los datos de los libreros que están dejando de pagar sus cuotas, y más de 100 personas se pueden quedar en el paro debido a esta situación, «y el año que viene, si no cambian las cosas, será peor», manifestó.

El principal problema que tienen, insistió el presidente de la Asociación de Libreros, es la falta de ventas. Por ejemplo, en el mes de agosto han caído un 30 por ciento y en el 2012 cayeron un 20 por ciento, lo que lleva a un 50 por ciento de caídas en estos dos años. «Si seguimos así, en unos años nos vamos a quedar sin librerías, como nos hemos quedado sin tiendas de discos y de otros sectores», subrayó. Por eso, Albillos cree que «es muy difícil mantener el negocio porque hay muchos libreros que está incluso poniendo dinero de su bolsillo».

Por lo que se refiere al problema de la «competencia desleal», Albillos no solo habla de algunos colegios concertados, sino que culpa también a algunas asociaciones de padres, las cuales, «sin licencias y sin pagar impuestos ni Seguridad Social, venden libros proporcionados por las editoriales dentro de los centros escolares». A su juicio, éstos compiten con los libreros con unos márgenes que ellos no tienen, «saltándose la ley, por lo que no tenemos capacidad para enfrentarnos a alguien que tiene todas esas ventajas».

La Asociación de Libreros ha denunciado estos casos a la Consejería de Educación y están esperando que desde la Administración se tome cartas en el asunto, «pero mientras esperamos las librerías siguen cerrando», se lamenta. Explica además que ahora mismo se ha pasado del programa de gratuidad a estar los libros de texto en los colegios y no poder cambiarlos, cosa que ha derivado en este «intrusismo laboral», tal y como lo denomina el presidente de la organización.

Esta problemática, cuenta Albillos, viene produciéndose desde el pasado año con menor intensidad, pero de cara a este curso 2012-2013 «hemos dado la voz de alarma porque se está matando a las librerías, ya que, aunque somos gente muy trabajadora, abriendo en algunos casos los siete días de la semana, no podemos luchar contra una competencia tan desleal como la venta dentro de los colegios», afirmó.

Competencia digital

La responsable de la Librería Hojablanca, otra de las más importantes de la región y de Toledo, Petri Díaz-Ropero, confirma que las ventas han bajado bastante sobre todo a causa de la crisis, pero también apunta al «cambio de costumbres en cuanto al soporte, con el paso del libro en papel al digital». De hecho, señala que «aunque pase la crisis, esta tendencia se mantendrá, por lo que tendremos que reciclarnos».

Asimismo, Díaz-Ropero califica de «hecatombe» la situación en relación a las ventas de libros de texto, «porque nadie sabe por dónde tirar, ya que no es gratuito como pasaba en cursos anteriores, ni hay ayudas ni dejan venderlos». Por eso, critica la actitud de las familias que matriculan a sus hijos en colegios concertados, «pero luego tienen reparos para comprar los libros». En este sentido, pide un sistema de becas equitativo en función de las posibilidades económicas, destinado sobre todo para las familias que más lo necesiten.

Por su parte, desde el sindicato de profesores ANPE en Castilla-La Mancha, su presidente, Juan Carlos Illescas, manifestó que «en estos dos años de gobierno del PP se han congelado la renovación de los libros de texto que cada cuatro años se hacía en los colegios públicos». En este sentido, lo que se ha hecho, indica, es becar a algunos alumnos y sus familias para comprar los libros, en función de sus posibilidades económicas.