Tecnología - Redes

España «condena» al aislamiento a miles de pequeños pueblos sin Red

En nuestro país existen 2.682 municipios sin acceso a internet a un mínimo de 10 Mbps y en casi la mitad, la banda ancha fija no alcanza los 30 Mbps establecidos como objetivo para toda la población por la Agenda Digital Europea para 2020. Para ayudar a reducir esta brecha digital, Hispasat lanza un concurso en el que el pueblo ganador obtendrá conexión gratuita vía satélite durante un año

En Soto de Sajambre, en León, ni siquiera pueden hacer llamadas porque no hay cobertura. Solo desde una piedra - ABC

España se encuentra a la cabeza del despliegue de fibra óptica en Europa. Las grandes inversiones han catapultado a nuestro país como líder indiscutible. Pero esta situación choca, sin embargo, con otra dura realidad: en nuestro país existen 2.682 municipios sin acceso a internet a un mínimo de 10 Mbps, tal y como recoge el informe sobre «Cobertura de banda ancha en España a mediados de 2016» de la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital. El mismo estudio indica que en casi la mitad de los pueblos españoles (4.037 municipios), la banda ancha fija no alcanza los 30 Mbps establecidos como objetivo para toda la población por la Agenda Digital Europea para 2020. Si a ello le sumamos que casi 600.000 hogares españoles cuentan con una conexión de menos de 2Mbps, queda claro que en España el aislamiento digital es una realidad a combatir.

«El desarrollo económico y social en la actualidad está muy ligado a las tecnologías de la información, y por eso hay que poner todos los medios posibles para eliminar la brecha digital y ofrecer las mismas oportunidades a todos, independientemente del lugar donde vivan», explica Carlos Espinós, CEO de Hispasat.

Por esta razón, el operador español de satélites de telecomunicaciones ha puesto en marcha «#enREDatupueblo», un concurso que se enmarca dentro del proyecto Conéctate dirigido a municipios españoles o Entidades Singulares de Población (ESP) de menos de 500 habitantes sin ningún acceso a internet o con acceso de mala calidad. Los pueblos interesados tienen hasta el 30 de abril para presentar su candidatura. Hispasat premiará al municipio ganador con conexión gratuita a internet de 30 Mbps vía satélite durante un año.

El objetivo no es dotar a estas zonas de Red para que sus ciudadanos pasen el rato enganchados a sus «smartphones» mientras ven Facebook o Instagram, sino reducir la brecha digital mediante la utilización del satélite para llevar conectividad.

Conectar España, o el mundo, como pretende Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, no es fácil ni barato y precisamente las operadoras se quejan de la gran infraestructura que hay que destinar para conseguirlo. «Hay 4.000 millones de personas en el mundo que aún no tienen acceso a la Red», recuerda Zuckerberg, que defiende que internet es un derecho.

Internet, motor económico

En España, al igual que en otro países, «sigue habiendo muchas zonas donde las redes terrestres no llegan porque se necesita una alta inversión que después no tendría rentabilidad económica para las empresas», explica Espinós. «Hay que tener en cuenta –especifica– que estamos hablando de zonas remotas y despobladas, a veces con dificultades geográficas que complican el acceso».

Aún así, todos los pueblos, por pequeños que sean, tienen el mismo derecho que los grandes a estar conectados. «La despoblación no es algo deseable, y no debemos condenar a nadie a ser expulsado del sitio donde vive», recuerda el responsable de Hispasat, que aboga por buscar soluciones para «revitalizar esas zonas» y dotar, por ejemplo, de internet a explotaciones agrarias, hoteles rurales y demás negocios que pueden desarrollarse en este tipo de entornos para que puedan prosperar. «No sólo merece la pena llevar internet a todas partes –defiende–, sino que es una obligación de la sociedad y del Estado ofrecer las mismas oportunidades a todos, estén donde estén, y garantizar las condiciones que les permitan seguir desarrollándose individual y colectivamente».

Aunque el proyecto de Hispasat no pretende ser la solución al problema de la brecha digital, «sí aspira a colaborar en la extensión del acceso a internet por satélite mediante la información y la sensibilización del conjunto de la sociedad», apunta Carlos Espinós, que recuerda cómo «la tecnología satelital ha avanzado mucho en los últimos años y ahora ofrece soluciones competitivas con las tecnologías terrestres, tanto en precio como en calidad».

Pero, por otro lado, el operador también persigue otro objetivo: «Pretendemos poner el problema de la brecha digital sobre la mesa para crear conciencia de su existencia y de sus pésimas consecuencias para las poblaciones afectadas, tratando de buscar el apoyo de las distintas administraciones para solucionarlo». Porque, en pleno siglo XXI, «más de 4,5 millones de hogares en España no tienen todavía un servicio de acceso a internet que llegue al nivel mínimo necesario para estar incluido en la sociedad digital y disfrutar de las oportunidades que ésta ofrece en todos los aspectos, tanto personales como laborales, informativos o de ocio», recuerda el responsable. « Alguien ha dicho que internet es el agua del siglo XXI, y lo que queremos todos desde las compañías de telecomunicaciones, es que nadie corra el riesgo de morirse de sed», concluye Espinós.

comentarios