Los misteriosos pinos torcidos de Gryfino

Actualizado:

Muchos fenómenos que observamos en la naturaleza carecen todavía de una explicación científica. Simplemente suceden sin que el ser humano sepa aún por qué. El bosque de Gryfino, situado cerca del pueblo del mismo nombre, en la región polaca de Pomerania, es el escenario de uno de estos misteriosos sucesos que asombran a todo aquel que lo ve.

Alrededor de 400 pinos silvestres de esta zona boscosa presentan una extraña curva en la base de sus troncos. Estos, se doblan casi 90 grados hacia el norte a unos pocos centímetros del suelo, tomando una característica forma de “J". Por ello, los árboles que sufren este curioso fenómeno han sido bautizados por los lugareños como "Crooked forest" (Bosque encorvado).

Tal y como cuenta un artículo publicado en el blog “Forestalia”, las causas de esta extraña forma no están nada claras, lo que ha dado lugar a toda clase de teorías acerca de su origen. Las más descabelladas apuntan a anomalías gravitacionales, energías malignas o a una relación con los famosos círculos que aparecen en los campos de maíz.

Otras teorías buscan una explicación más científicas y sugieren que estos árboles podrían haberse deformado por un fuerte viento o una gran acumulación de nieve ocurridos durante su juventud. Sin embargo, el hecho de que todos estos pinos estén rodeados por muchos árboles de la misma especie y edad que no presentan la curva resta credibilidad a esta explicación.

Algo similar ocurre con otra posible explicación que cuenta con gran arraigo popular. Según sus defensores, la extraña forma de los troncos se debe a que los árboles fueron aplastados por los tanques que circularon por la zona durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los pinos tenían entre siete y diez años de edad.

Otros aseguran que la curva es el resultado directo de la acción del hombre, que habría plantado los árboles en los años 30 y les habría dado esa forma a propósito para producir madera curva, empleada sobre todo en la construcción de buques. La invasión de Polonia por la Alemania nazi habría paralizado el proyecto, por lo que los árboles habrían seguido creciendo de forma vertical hasta adquirir la curiosa forma que poseen en la actualidad.

El uso de técnicas para deformar los troncos está ampliamente documentado en muchas zonas de Europa, lo que da cierta credibilidad a esta teoría. Sin embargo, los habitantes de Gryfino rechazan esta posibilidad, ya que la madera de pino nunca se ha utilizado para construir barcos.

Una última teoría apunta hacia la posibilidad de que la deformación fuera causada por el hongo Melampsora pinitorqua, que causa deformaciones en los brotes de los pinos jóvenes, aunque normalmente no suelen ser tan acusadas como las de los del bosque encorvado de Gryfino.

Sea cual sea el origen de este curioso fenómeno, lo cierto es que estos extraños árboles y su misterioso origen se han convertido ya en una auténtica atracción turística en la zona.