Sociedad

Casi uno de cada tres divorcios se debe al síndrome premenstrual de las mujeres

Un estudio impulsado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia advierte sobre la importancia de tratar este trastorno

abc.es - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Puede parecer un tópico. Pero todo apunta a que no lo es. Según un estudio impulsado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, la gravedad de las alteraciones que sufren las mujeres que padecen el síndrome premenstrual estaría detrás del 30 por ciento de los divorcios; eso sí, siempre que exista «un sustrato ambiental o profesional» que lo facilite.

Los ginecólogos que han participado en el trabajo señalan que las enfermedades asociadas a este síndrome –que llega a provocar la incapacidad para trabajar en los casos extremos, el llamado Trastorno Disfórico Premenstrual– generan un elevado coste social y económico porque las mujeres que padecen un síndrome premenstrual severo causan un promedio de ocho días de baja al año, y 1.500 días a lo largo de su vida laboral. Y sin embargo, los fuertes síntomas que padecen durante al menos cuatro días cada mes, podrían reducirse con tratamiento médico.

Acudir al médico

En la presentación del estudio, la ginecóloga María Jesús Cancelo ha señalado que los síntomas físicos que padecen las mujeres con el síndrome «son muchos», aunque los más frecuentes son dolor, sensación de hinchazón, cefaleas y malestar general, entre otros. A ellos, explicaba Cancelo, «hay que unir los psicológicos, la sensación de no encontrarse a gusto consigo misma, de estar poco motivada».

El 80% de las mujeres lo considera inevitablePese a la gravedad del problema, los expertos señalan que las mujeres asumen los síntomas como algo normal y por ello no suelen acudir al médico; de hecho, una encuesta realizada en el año 2009 muestra que más del 80 por ciento de las mujeres que sufría síndrome premenstrual no consultaba al especialista. Y no solo eso, sino que de las que acudían, el 20 por ciento recibía por parte de su médico la sorprendente respuesta de que era «algo normal» y no les prescribían ningún tratamiento. Por ello, el doctor Ezequiel Pérez, uno de los ginecólogos que ha participado en el estudio, subrayaba a la agencia Efe la necesidad de reconocer este problema y que se sepa que hay métodos de diagnóstico preciso para detectarlo, así como tratamiento, hormonal y no hormonal para ofrecer a las pacientes.

Toda la actualidad en portada

comentarios