Sociedad

China derriba iglesias para atajar el auge del cristianismo

Algunos expertos calculan que en 2030 será el país con más cristianos del mundo, sobre todo protestantes

La iglesia cristiana de Sanjiang, demolida la semana pasada en la provincia china de Zhejiang, al sur de Shangh√°i
La iglesia cristiana de Sanjiang, demolida la semana pasada en la provincia china de Zhejiang, al sur de Shangh√°i - afp
pablo m. díez - Corresponsal En Pekin - Actualizado: Guardado en: Sociedad

Una montaña de escombros es lo único que queda de la iglesia de Sanjiang, demolida la semana pasada en la provincia china de Zhejiang, al sur de Shanghái. Construida hace diez años gracias a las donaciones de sus 2.000 feligreses, era uno de los templos religiosos más importantes de Wenzhou, una próspera ciudad industrial de la costa china conocida como la “Jerusalén de Oriente” por su millón de cristianos. Su presencia es tan numerosa que, el mes pasado, miles de ellos se manifestaron para impedir el derribo del templo y obligaron a las autoridades locales a negociar con su sacerdote.

A pesar del compromiso adquirido para tirar sólo dos plantas de un edificio anexo, las excavadoras y las grúas de demolición echaron abajo todo el recinto alegando que no cumplía las normas urbanísticas pertinentes. Para impedir más protestas de los fieles, un fuerte dispositivo policial cortó las carreteras de acceso. Según la Prensa oficial, la licencia de la iglesia estipulaba un área de 1.881 metros cuadrados, pero el complejo ocupaba más de 11.000 metros cuadrados, incluyendo su templo principal, varias dependencias contiguas y un aparcamiento.

A pesar de estas razones legales, la alarma ha cundido entre la comunidad cristiana de China porque otras cinco iglesias de Zhejiang van a ser demolidas o van a ver retiradas las grandes

cruces que coronan sus tejados. De ellas, cuatro se hallan en la misma ciudad de Wenzhou. “Sospecho que se trata de una campaña perfectamente orquestada para contener el rápido crecimiento del cristianismo”, denunció a la agencia France Presse Bob Fu, presidente de la Asociación de Ayuda a China, un grupo religioso con base en Estados Unidos.

Bajo el régimen autoritario del Partido Comunista, el gigante asiático es un país ateo y no mantiene lazos diplomáticos con el Vaticano, que en su lugar reconoce a Taiwán, la isla que permanece separada de China desde el final de la guerra civil en 1949. Pero, desde la muerte de Mao Zedong en 1976 y su apertura al capitalismo, el cristianismo se ha propagado rápidamente y la libertad religiosa se halla, en teoría, garantizada por la Constitución de 1982.

60 millones en la Iglesia clandestina

En la práctica, el Partido Comunista mantiene un estricto control sobre los diferentes cultos, que dirige a través de organizaciones estatales como el Consejo Cristiano de China, que cuenta con 20 millones de protestantes, y la Asociación Católica Patriótica, con 12 millones de miembros. Pero su número podría ser mucho mayor, de hasta 60 millones de fieles que profesan su fe en la iglesia clandestina, por el auge que vive la religión como consecuencia de la crisis de valores morales y espirituales que ha traído su rapidísimo paso del comunismo atroz al capitalismo salvaje.

En 1951, dos años después del triunfo de la revolución comunista, Mao expulsó a los misioneros de China y cortó sus lazos diplomáticos con el Vaticano. Seis décadas después, algunos expertos calculan que será dentro de muy poco el país con más cristianos del mundo, la mayoría protestantes. A tenor de un informe del Centro de Investigación de Pew para la Religión y la Vida citado por el diario británico “The Telegraph”, en 2010 había ya 58 millones de protestantes, por encima de los 40 millones de Brasil y los 36 millones de Sudáfrica. Y, según explicaba al mismo periódico el profesor Yang Fenggang, autor del libro “Religión en China: supervivencia y renacimiento bajo el régimen comunista”, ese número podría llegar a los 160 millones en 2025, por encima de los 159 millones de Estados Unidos, donde la fe cristiana sufre un claro retroceso. Incluyendo a los católicos, China podría tener más de 247 millones de fieles en 2030, superando así a México, Brasil y EE.UU. y coronándose como el país con más cristianos del mundo a pesar de los recelos del régimen.

Toda la actualidad en portada

comentarios