Última Hora Pedro Antonio Sánchez, citado a declarar como investigado por el caso Púnica

Internacional

Viriato ¿héroe español o portugués?

El líder de la resistencia lusitana contra Roma es hoy una figura indiscutible de la historia de Portugal. Sin embargo no faltan teorías que defienden que nació en territorio español

BELÉN RODRIGO - Actualizado: Guardado en: Internacional

Hablar del caudillo lusitano Viriato supone remontarnos al siglo II a.C, a los tiempos en los que no existían ni España ni Portugal como los países que hoy conocemos, sino la provincia romana de Hispania. Lusitania, que únicamente fue creada oficialmente por Augusto en el año 27 a.C, era la zona geográfica del Oeste de Hispania que comprendía el actual Portugal y las actuales provincias españolas de Salamanca, Zamora, Cáceres y parte de Toledo. No obstante, algunas áreas de Andalucía estaban incluidas en el concepto primitivo de Lusitania. Con el tiempo acabó por asociarse únicamente al territorio portugués aunque realmente nunca fue así. “Cuando pensemos en el origen de Viriato debemos pensar en un territorio que no es con toda seguridad portugués”, explica a ABC el historiador Amílcar Guerra, de la Facultad de Letras de la Universidad de Lisboa. “No hay que reclamar un origen portugués o español a Viriato, era un lusitano, de un territorio que englobaba zonas a ambos lados de la frontera actual”, añade. Considera difícil determinar quién eran los lusitanos puesto que fue un término creado por los propios romanos que “revela una dificultad en identificar las poblaciones locales”. Este historiador luso resalta el hecho de que haya sido sobre todo en los años 80 cuando se empezaron a mirar para las fuentes latinas y griegas y “subrayaron el hecho de que la geografía de la las luchas de Viriato era bastante diferente a la que la historiografía normalmente refería”. Es decir, hasta entonces estaba muy condicionada por una asociación muy antigua de que Lusitania correspondía al antiguo Portugal cuando en los primeros conceptos se asienta mucho en la parte meridional de la Península.

“Las informaciones sobre Viriato son claras, es un personaje muy meridional”, afirma Amílcar, “y eso chocó un poco con la historiografía tradicional que le atribuyó un origen en torno a la Serra da Estrela”. Eso porque teniendo en cuenta las concepciones antiguas de que era un individuo de Lusitania y era un montañés, “la asociación fue inmediata, debía ser de Serra da Estrela pero descuidaron la observación de la geografía de las guerras de Viriato”. Cuando se empezó a ver con un ojo más crítico se constató que esas guerras ocurrieron en locales demasiado meridionales, incluso en una de ellas los lusitanos pasan al norte de África. Recuerda también que en las fuentes hay una referencia sobre su nacimiento “nació junto al océano”, pero para una persona de Roma “todo lo que estaba en Occidente era próximo al océano”

Hombre de montaña

Son muchas las referencias de Viriato como un hombre de montaña, incluso se considera que en sus orígenes fue pastor. “Recobraron ánimo los lusitanos gracias a Viriato, hombre de gran habilidad, que de pastor se hizo bandolero, de bandolero se convirtió súbitamente en militar y general, y de no abandonarle la suerte hubiera sido el Rómulo de España”. Así resume la vida del guerrero lusitano el historiador hispanorromano Lucio Anneo Floro. Amílcar Guerra asegura que existen muchos elementos que hacen pensar que fue un personaje creado a medida de los ideales de la filosofía griega. Se coloca incluso la hipótesis de que se trate “de un retrato ficticio, sobre todo en algunos aspectos, como la del contacto permanente con la naturaleza. Es la imagen del buen salvaje. Tiene una sabiduría innata que le da una superioridad moral que eran los clichés típicos de la filosofía cínica”.

La historia romana le dio mucha importancia como gran resistente al mundo romano. “Los filósofos lo aprovechan para mostrar cómo se logra vencer a los romanos, su superioridad “. Sobre todo serán los griegos quien lo resaltan, “quienes no tienen el nacionalismo romano tan acentuado y ven en Viriato el personaje que sirve de modelo de esa filosofía”. Roza la perfección, “todo lo que dice acierta, habla con un discurso breve pero acierta siempre”, puntualiza.

Donde no parece haber dudas en sus cualidades militares. “Para el mundo romano la estrategia lusitana es difícil de entender”, afirma el historiador luso. “Dicen que es muy desorganizada porque no corresponde a la estrategia a la que ellos están acostumbrados, sin los mismos principios con los que se encuentran identificados”. Existen elementos para confirmar esa superioridad guerrera, como los caballos lusitanos “lo que es una superioridad, y les crearon muchos problemas. Los romanos sufrieron grandes derrotas”.

La traición

A pesar de haber pasado a la historia como un guerrero astuto e inteligente su muerte está asociada a la traición de tres de sus hombres que le matan para recibir la recompensa romana. “Su muerte puede ser una realidad histórica o una narrativa que se creó en torno a él, un individuo que no es vencido con las armas sino por un estratagema poco digno”, avanza Amílcar. En la tradición dicen que fue asesinado “pero quizás hubiese algunos problemas de diplomacia, los romanos fueron conquistando cada vez más apoyo en territorio hispánico y fue tirando poder de resistencia a Viriato y a sus compañeros”. Incluso no hay coincidencia en las tradiciones con los nombres de los asesinos aunque normalmente se habla de Audax, Ditalcos y Minuros. Tampoco hay detalles de su asesinato.

Pero de no haber ocurrido esta traición, ¿Viriato hubiese acabado con los romanos? “Quizás hubiese podido retrasar el proceso de conquista romana”, afirma el profesor universitario, “muchas veces lo cuestionamos, si hubiese resistido y apartado a los romanos pero sabemos que presionaban tanto con sus ejércitos poderosos que la conquista llegaría antes o después. Su ejército era muy numeroso. El proceso pudo ser más lento de lo previsto pero iba a llegar”.

Figura nacional

Hablar de Viriato en Portugal supone hacerlo de una de sus principales figuras nacionales, algo que no ocurre en España. “Es un tema recurrente y forma parte del imaginario portugués, Viriato fue apropiado por los portugueses”, defiende Amílcar Guerra. En algunas partes de España también tiene un lugar destacado en su historia, como en algunas zonas de Salamanca y en Zamora. Pero parece evidente que “quien logró convertirlo más suyo fue Portugal y los portugueses y son quienes lo siguen considerando como algo propio”. Se trata de un personaje convertido en portugués “por los mitos, por la historiografía, la tradición y por los manuales escolares que alimentan esa corriente”, explica el historiador luso. Recuerda que fue el historiador alemán Schulten quien más contribuyó a la idea de Viriato como guerrillero portugués puesto que sus escritos hacia 1940 tuvieron mucho impacto en la Península Ibérica.

Viriato sigue siendo una de las figuras más relevantes de la historia lusa a quien Camões, en su obra Os Lusíadas, le dedicaría uno de sus poemas. Incluso Fernando Pessoa, en 1930, dedica igualmente uno de sus poemas en su libro Mensagem al guerrillero lusitano. También inspiró los poemas de Quevedo y en España, si bien no se le puede considerar una figura nacional, despierta curiosidad, interés y admiración.

Toda la actualidad en portada

comentarios