Casi 400.000 mujeres tienen jornada parcial para cuidar a sus hijos
Familia

Casi 400.000 mujeres tienen jornada parcial para cuidar a sus hijos

Actualizado:

La delicada situación por la que atraviesa el mercado laboral español ha dado lugar a que durante 2012 se destruyeran 990.600 puestos de trabajo a jornada completa, de los cuales el 38,65% correspondieron a mujeres (382.900). Al mismo tiempo, el mercado laboral ha apostado por la contratación a tiempo parcial como una forma de flexibilidad para las empresas, y es ahí donde las mujeres cobran un papel prioritario.

Según datos del VII Informe del Perfil de la Mujer Trabajadora de la Fundación Adecco, de los 140.200 nuevos ocupados a jornada parcial, el 72,32% fueron mujeres, pasando de las 1.868.000 que había en 2011 a las 1.969.400 doce meses después.

Al analizar los motivos por los que las mujeres optan por este tipo de jornada, se han encontrado importantes diferencias por sexos que demuestran que son las mujeres mayoritariamente las encargadas del cuidado de niños o familiares enfermos. En concreto, en 2012 un total de 399.600 mujeres optaron por un trabajo a tiempo parcial para compatibilizarlo con el cuidado de niños o de adultos enfermos, incapacitados o mayores (279.300), o con otras obligaciones familiares o personales (120.300), frente a tan solo 15.200 hombres que optaron por ello, según los datos del INE.

Los datos van más allá y reflejan que, a pesar de las políticas de igualdad que existen hoy en día, las desigualdades entre sexos en el ámbito familiar y laboral siguen siendo latentes, puesto que por cada 26,3 mujeres que compatibilizan su jornada a tiempo parcial con la atención a los miembros de su familia tan sólo un hombre lo hace.

Por grupos de edad, las mujeres de entre 35 y 44 años son las que más optan por este tipo de contratos (203.800), periodo de tiempo en el que suelen ser madres o tener familiares mayores a su cargo.

El informe también destaca que la principal incorporación de la mujer ha venido por parte de las amas de casa, que han abandonado progresivamente las labores domésticas para buscar un empleo en el mercado laboral. En 2009, la incorporación fue de más de 100.000 amas de casa; en 2010, la de 170.000 más, y en 2011, 195.500. En 2012 han sido más de 60.000 las amas de casa que se sumaron a la búsqueda activa de empleo, incorporándose de esta manera al mercado de trabajo.