Los taxistas españoles piden el cierre de Uber, la aplicación para pedir chófer
Taxis en el aeropuerto de Barajas - belén díaz

Los taxistas españoles piden el cierre de Uber, la aplicación para pedir chófer

La app funciona como un servicio alternativo al del taxi, con tarifas vigentes y servicio privado de conductores

Actualizado:

Tiene más de un millón de descargas en Android (y otras tantas en iPhone), y un elevado número de clientes potenciales en España... pero actúa al borde de la legalidad. La Confederación del Taxi de España ha exigido este sábado la retirada de la aplicación Uber, que pone en contacto a particulares para contratar trayectos en vehículos privados y que intermedia además en el cobro.

La confederación, que ha amenazado con protestas, ha exigido a Gobierno, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos en un comunicado que adopten medidas "con carácter inmediato" para "impedir que se vulnere la legalidad establecida" y se vete la aplicación, al considerar que fomenta el "transporte pirata", "sin garantía alguna" para los viajeros.

En esta misma línea, los taxistas consideran que se fomenta la economía sumergida y la creación de una bolsa de fraude fiscal, pues no existe "control administrativo alguno" sobre los particulares que utilizan la aplicación, al tiempo que estiman que los usuarios "no contarán con garantía alguna en la prestación de los servicios".

Finalmente, la organización advierte de que "la situación se está tornando insostenible" y que "el acceso ilegal" al sector de "especuladores de todo tipo" pone en peligro "más de 100.000 puestos de trabajo en el sector del taxi".

División en la UE

No es la primera ocasión en la que esta aplicación suscita opiniones controvertidas. La pasada semana, el Tribunal de Comercio de Bruselas ordenó a la sociedad estadounidense Uber, que tiene entre sus inversores a Google, el cese de sus actividades de vehículos compartidos entre particulares.

Esta decisión fue criticada por la vicepresidenta de la Comisión Europea (CE) y responsable de la Agenda Digital, Neelie Kroes, quien aseguró la sentencia no pretende "proteger o ayudar a los pasajeros, sino a un cartel de taxis".