Fernando Rey
Fernando Rey

El novillero Fernando Rey, grave tras sufrir una cornada en la femoral

Ha sido trasladado en helicoptero al hospital Doce de Octubre

Actualizado:

Fernando Rey ha sido herido por el primer novillo de la tarde en Moralzarzal. El novillero estaba finalizando su faena de muleta, toreando sobre la mano izquierda, cuando el toro le lanzó un derrote, lo volteó y le hirió en la parte superior del muslo izquierdo. Aunque en un principio pareció que la voltereta se había saldado sin consecuencias, prontó comenzó a sangrar abundantemente y fue conducido a la enfermería. Allí fue estabilizado y los médicos decidieron trasladarlo a un hospital. Daniel Crespo estoqueó al primero de la tarde.

Según el último parte médico, Rey se encuentra "estable", aunque pasará la noche sedado e intubado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Doce de Octubre de Madrid, ha informado hoy a Efe su apoderado Emilio Martínez. El novillero sufre «una herida por asta de toro en el Triángulo de Scarpa izquierdo, con trayectoria hacia arriba de 20 centímetros, que alcanza el isquión, contusión arterial y hemorragia venosa. Se realiza la limpieza y hemostasia y se deja drenaje en la zona».

El apoderado del novillero, Eduardo Martínez, ha señalado a Mundotoro que «sufre la rotura de las colaterales de la arteria femoral y tiene la femoral contusionada». Tras ser intervenido en la enfermería de la plaza de toros, fue trasladado al Doce de Octubre en helicóptero, donde tienen que llevar a cabo un estudio importante, para ver la evolución ya que la contusión de la femoral es muy preocupante.

"Los médicos nos han dicho que está estable y que su pulso es normal, aunque prefieren que pase la noche sedado e intubado para que esté lo más tranquilo posible, y ya mañana le despertarán", apostilló Martínez en declaraciones a la agencia EFE.

El apoderado, minutos después de producirse la cornada, había afirmado que «ahora mismo está en la enfermería, le están estabilizando». Martínez también confirmó que «la hemorragia era muy fuerte». Además, ha señalado que el novillero estaba consciente hasta que fue sedado para las labores quirúrgicas.