Un joven Picasso o Beethoven podría ser el próximo Edison
Un niño que pinta tiene más posibilidades de ser dueño de una patente o de un negocio cuando crezca - MSU

Un joven Picasso o Beethoven podría ser el próximo Edison

Los niños que practican una actividad artística tienen más probabilidades de convertirse en inventores o de crear su propio negocio

Actualizado:

Alégrese cuando su hijo pequeño pinte unos monigotes en la pared, desarme por completo su último juguete o en el momento de pagar sus caras clases de piano, porque todo eso puede conducir al próximo gran avance científico. Una investigación de la Universidad Estatal de Michigan (MSU) asegura que los pequeños que se dedican a actividades artísticas y manualidades tienen más probabilidades de generar una patente o lanzar una empresa cuando son adultos.

En el estudio, que se publica en la última edición de la revista Economic Development Quarterly, los investigadores indagaron sobre la infancia (hasta los 14 años) de un grupo de graduados entre 1990 y 1995, que se especializó en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas (lo que los estadounidenses denominan STEM). Descubrieron que, de ese grupo, los que poseían negocios o patentes habían recibido hasta ocho veces más exposición a las artes de niños que el resto.

«El hallazgo más interesante fue la importancia de la participación sostenida de las actividades», dice Rex LaMore, director del Centro para la Comunidad y el Desarrollo Económico del MSU. «Si usted comenzó cuando era niño y continuó en sus años de adulto, es más probable que sea un inventor, medido por el número de patentes generadas, empresas creadas o artículos publicados . Y eso es algo que nos sorprendió descubrir».

La formación musical parece ser importante. Los investigadores encontraron que el 93% de los graduados recibió formación musical en algún momento de su vida, También tuvieron una participación superior a la media en las artes visuales, la actuación, la danza y la escritura creativa.

Además, los que habían practicado alguna actividad relacionada con la metalurgia o la electrónica en la niñez tenían un 42% más de probabilidades de poseer una patente que aquellos sin esta exposición, mientras que los que participan en la arquitectura tenían un 87,5 % más de formar una empresa. Y los niños procedentes de la fotografía eran un 30% más propensos a tener una patente.

Intuición e imaginación

Pero, ¿por qué el arte produce estos resultados? Según los investigadores, este tipo de actividades fomenta otra forma de pensar, utilizando habilidades artísticas -como analogías, juegos, la intuición y la imaginación- para resolver problemas complejos .

«Las habilidades que aprendes de desarmar cosas y volver a ponerlas juntas se traducen en cómo se mira un producto y cómo se puede mejorar», explica Eileen Roraback , del Centro de Estudios Integrados en las Artes y Humanidades del MSU. «Lo mismo pasa con la escritura creativa. En nuestro estudio, un biólogo que trabaja en el campo del cáncer, que creó un negocio, dijo que sus habilidades de escritura le ayudaron a escribir planes de negocio y ganar concursos».

«Los inventores son más propensos a crear puestos de trabajo de alto crecimiento, bien remunerados, y ese es el tipo de objetivo que pensamos que deberíamos estar buscando», dice LaMore. «Así que mejor pensamos en cómo apoyar la capacidad artística, y las actividades de ciencias y matemáticas, para que tengamos estos resultados».