El alcalde Jordi Ballart acudió a la vivienda de Lluïsa Aubets para ofrecerle leer el pregón
El alcalde Jordi Ballart acudió a la vivienda de Lluïsa Aubets para ofrecerle leer el pregón - pere nieto

Una mujer de 102 años, pregonera de la Fiesta Mayor de Terrassa

El Consistorio que preside el alcalde Jordi Ballart quiere homenajear con este gesto a sus conciudadanos más longevos

Actualizado:

"A mí lo que me hace ilusión es que toda mi familia estará allí, en el balcón del Ayuntamiento". Lluïsa Aubets Sala, una vecina de Terrassa (Barcelona) de 102 años, celebra cada ocasión que se le brinda para reunir a los suyos: desde sus dos hijas -Montse y Carme- hasta el menor de sus biznietos, Laia, de 2 años, a un siglo de distancia. Y qué mejor "excusa" que una invitación institucional para inaugurar la fiestas de su ciudad...

El próximo 3 de julio, Lluïsa leerá el pregón de la Fiesta Mayor de Terrassa, tras aceptar la invitación que ayer le hizo en persona, acudiendo a su vivienda del barrio de Can Anglada, el alcalde de la cocapital vallesana, Jordi Ballart (PSC). Según explicó a ABC el primer edil egarense, renovado en el cargo por las urnas el pasado 24 de mayo, "desde hace dos años quisimos renovar el modelo de fiesta a la hora de decidir el pregonero. Que no fuera sólo una persona famosa de la ciudad". En 2013, los protagonistas fueron voluntarios de la Cruz Roja y, el año pasado, varios niños del municipio. Para este año, el Consistorio quería hacer un gesto de homenaje a los ciudadanos más veteranos. Terrassa cuenta con una veintena de vecinos centenarios. El más longevo es una mujer de 108 años, pero la descartaron para el pregón por su delicado estado de salud. Repasando la lista de centenarios dieron con Lluïsa, que el pasado 25 de marzo cumplió los 102. Su envidiable salud -apenas si toma a veces algún análgesico por una leve artritis y se mantiene al día mirando los informativos de la televisión- la convertían en la candidata ideal.

Ballart así se lo comunicó ayer al acudir al domicilio de Lluïsa. ella y Ballart -de 36 años- son ya "viejos" conocidos. Y no sólo les une su pasión "culé". Hace dos años, el alcalde la visitó en su casa para agasajarla por sus 100 años. Él le regaló una placa conmemorativa y un precioso ramo de flores. Ella, le dio una lechuga del huerto urbano que atesora en su patio; un entretenimiento que la alimenta en todos los sentidos.

El "trat0" se cerró ayer con rapidez. Lluïsa dio el "sí " a la invitación del alcalde y, a los minutos, Ballart lo anunciaba en su cuenta de Facebook y Twitter. "Estoy muy contento de que Lluïsa Aubets haya acceptado la propuesta de hacer el pregón de la Fiesta Mayor 2015, en representación de todas las personas centenarias de Terrassa", escribía el alcalde en su muro virtual. "Su voz aportará ternura, memoria, sabiduría y un punto de vista muy original al inicio de nuestro Fiesta Mayor", añadía.

En los próximos días, el Consistorio le mandará una propuesta de pregón a la que ella podrá añadir lo que quiera. Incluso le ofrecían redactarlo ella misma. "Que no sea muy largo y con la letra grande", apuntaban sus familiares al alcalde. En el balcón, cuando ella inaugure la fiestas, la acompañarán sus dos hijas, un yerno, tres nietas, un nieto, cuatro nietos políticos, dos biznietos y tres biznietas. Y otros conciudadanos centenarios a los que el Consistorio quiere también invitar. Se acordará entonces Lluïsa, nacida en 1913 en Benavent de la Conca (Lleida), de cuando llegó a la Terrassa de fábricas textiles después de la Guerra Civil; junto a su marido Joan, que murió hace cinco años. Le caerá alguna lágrima cuando recuerde a otro Joan ausente, el marido de su hija Montse, arrebatado por un cáncer hace tres años.

Ayer, mientras el alcalde se despedía de ella en su casa a pie de escalera, tras proclamarla pregonera, Lluïsa tuvo que echar mano del pañuelo para enjuagar sus emocionados ojos azules. A los pocos segundos, sin embargo, se repuso y le dejó caer a su hija Montse: "Quiero comprarme una chaqueta nueva para lucir el día del pregón".