Economía

Economía

«España no necesita un rescate», asegura De Guindos en la London School of Economics

El ministro de Economía, interrumpido por protestas de españoles, defiende que el gobierno se ha embarcado en un «enorme esfuerzo de ajuste» por «convicción»

Día 05/10/2012 - 04.14h

Compartir

«España no necesita un rescate en absoluto, lo que necesita es una intervención en el mercado secundario (de deuda soberana) con ciertas condiciones». El ministro de Economía, Luis de Guindos, se ha mostrado así de contundente en una conferencia en la London School of Economics, pronunciada en medio de una gran expectación y apenas unas horas después de que el candidato republicano, Mitt Romney, citara a España como ejemplo de lo que no quiere para Estados Unidos. En Londres, la reacción del público ha sido un murmullo de incredulidad y algunas risas.

El ministro se refería, según aclaran fuentes de Economía, a la tesis habitual defendida desde el Ejecutivo español, que sostiene que España puede financiarse y no necesita un rescate "duro" sino una intervención en los mercados de deuda, que reduzca la presión sobre la prima de riesgo española.

De Guindos ha aprovechado el acto académico para intentar convencer a una audiencia cargada de preguntas de que «España está haciendo los deberes, a pesar del duro sacrificio que estamos exigiendo a los españoles». En su repaso a la evolución de la economía española en los últimos años, realizado en un correcto inglés y con el apoyo de densas diapositivas con gráficos, el titular de Economía ha querido destacar una cara «a menudo olvidada»: «la competitividad de nuestras exportaciones». De Guindos ha insistido en que «las exportaciones españolas han crecido desde 2001 un 70%, lo mismo que Alemania», y ha explicado que las de Italia han crecido un 41%, por un 30% las francesas.

Se trata de los mismos datos empleados por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, en un acto hace pocos días en la embajada de España en Londres en el que defendió que "España tiene derecho a buscar alternativas al rescate". Ambas intervenciones de responsables económicos del Gobierno en una plaza financiera clave como Londres responden al intento del gobierno español de predicar una "música" positiva sobre la economía española, en medio del intenso marcaje de la prensa internacional.

De Guindos ha insistido en que el gobierno se ha embarcado en una ambiciosa estrategia de ajuste -que el ministro cifró en un 7% del PIB en tres años- «por convicción». «Estamos haciendo algo que ningún gobierno quiere hacer, pero creemos que no tenemos alternativas», ha reconocido, citando el desempleo juvenil como la cara más dramática de estas políticas. «La mayor parte del ajuste en el mercado laboral se ha producido en el empleo juvenil», ha dicho.

En relación al papel del Banco Central Europeo, el titular de Economía del Ejecutivo ha declarado que «es uno de los grandes activos de la zona euro que el BCE sea un auténtico banco independiente, y apoyo plenamente el enfoque del BCE». El auditorio, compuesto por estudiantes de la LSE y una fuerte presencia de españoles, reaccionó con incredulidad a la declaración del ministro de que España no necesita un «bail-out», término equivalente en inglés a rescate, el mismo día en que el BCE reiteraba la necesidad de acudir a los mecanismos europeos de rescate para los países no intervenidos que requieran asistencia financiera.

De Guindos ha vinculado la salida de España de la crisis a la profundización en la unión fiscal y monetaria a nivel europeo, y ha recordado que el Fondo Monetario Internacional estima que «unos 200 puntos del interés de nuestra deuda se deben a las dudas sobre la viabilidad del euro». «Para España es fundamental resolver todas las dudas sobre el futuro de la Moneda Única», ha dicho.

Protestas de españoles

El turno de preguntas, en el que ha habido preguntas sobre la inversión en I+D y el paro juvenil, ha sido interrumpido en al menos tres ocasiones por asistentes españoles al grito de «no nos representan». Una joven ha enarbolado una pancarta que decía «España en venta» (Spain for sale), mientras otra ha interrumpido más adelante el discurso del ministro explicando que «mi abuela no puede pagar sus medicinas». «La gente pasa hambre», ha gritado otra persona.

Al menos diez vigilantes de seguridad y escoltas presentes en la sala se han acercado al grupo cercano a la pancarta, pero la presidenta del acto ha optado por no ordenar su expulsión, reivindicando «la libertad de expresión en el ámbito académico». El acto ha contado desde el principio con unas fuertes medidas de seguridad y control de acceso. Acallados los gritos, el ministro se ha mostrado dispuesto a «escuchar» y dialogar con los que han expresado su descontento.

De hecho, según un inusual comunicado emitido por la embajada española en Londres, De Guindos estuvo esperándo veinte minutos tras la conferencia, pero los manifestantes, que se habían concentrado en el exterior de la sede universitaria, no enviaron representantes a conversar con el ministro.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
Mª. J. P./ S. A. La mala gestión de las cajas de ahorro ha costado a cada español 1.300 euros en ayudas públicas
Motor

Una semana de novedades en el mundo de la automoción

abc.es

Potentes y llamativos superdeportivos compiten esta semana con económicos coches utilitarios e híbridos por el protagonismo informativo

Lo último...
Últimos vídeos

CC.OO y UGT piden ?prudencia?

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.