Economía

Economía

Los «aeropuertos fantasma» españoles

Una agencia extranjera recorre el país visitando el sinsentido de aeropuertos recién inaugurados sin aviones ni pasajeros

Día 03/04/2012 - 10.44h
ana maría díez
FABIÁN SIMÓN
FABIÁN SIMÓN
FABIÁN SIMÓN
ana maría díez
Zapatero en la inauguración de la nueva terminal del aeropuerto de León
ana maría díez
FABIÁN SIMÓN
imagen anteriorimagen siguiente

Compartir

Los relucientes rascacielos se levantan en la árida meseta central de España. Nos acercamos al Aeropuerto Central de Ciudad Real, donde hay algo misterioso. Apenas hay un avión a la vista. No hay nadie. Sólo se oyen coches débilmente a lo lejos. Este es uno de los «aeropuertos fantasma» españoles. A menudo, grandes proyectos financiados por los contribuyentes con el dinero que se generó con el auge económico de España y que ahora simbolizan el derroche que ha contribuido a una caída espectacular.

Previsto hace tres años como un aeropuerto destinado a descongestionar Madrid, cuenta con una de las pistas centrales más largas de Europa. Sin embargo, hay apenas un resbalón-marca de un puñado de vuelos semanales, que son los que ahora se operan desde aquí. Su terminal es vasta y espaciosa, diseñada para manejar 2.5 millones de pasajeros al año, pero cada sonido produce un eco.

Los críticos dicen que el objetivo del aeropuerto de Ciudad Real nunca fue ser viable desde el principio. Su situación está muy lejos de la capital para servir a ningún propósito real. Pero este aeropuerto Central se erige como una advertencia para el ajuste que precisa España en tiempos difíciles.

Aunque hay signos objetivos de que España no ha aprendido totalmente las lecciones de un gasto excesivo. Anunció recientemente una línea ferroviaria de alta velocidad a la poco poblada región de Galicia, un plan que muchos economistas ven como una extravagancia. Puentes y proyectos de carreteras son el argumento para los críticos que dicen que España no puede pagar tanto.

«Teníamos grandes esperanzas en el aeropuerto, creíamos y soñábamos con él, pensábamos que iba a ser la salvación de la región», dijo en Ciudad Real el taxista Enrique Buendía, que apenas puede recordar la última vez que consiguió una carrera para el aeropuerto. «Cuando se mezclan los políticos y los negocios es una mala noticia». De hecho, es una mezcla malsana de la política y los negocios lo que los críticos achacan a casos como el de Ciudad Real, una ciudad de 74.000 personas.

España tiene una historia de grandes cantidades de dinero público en proyectos dudosos para impulsar las carreras de los políticos ambiciosos y empresarios locales, que han producido una deuda pantanosa que tardará años en aflorar. Central está ocupado en comparación con el aeropuerto de Huesca, con dos años de antigüedad y cuyos 30 empleados no ven un vuelo comercial en seis meses. Su restaurante está ocupado con población local debido a que sirve buenas comidas.

Luego está el aeropuerto de Castellón. Su coste ha sido de 150 millones, abrió sus puertas en marzo y aún no ha visto un avión. Más probable es que siga así por un tiempo, por lo que aún se está debatiendo si conceder una licencia. El aeropuerto de Castellón fue construido en la promesa de los parques temáticos de futuro que todavía están por llegar, por lo que las previsiones futuro son sombrías. En su entrada hay una estatua de 24 metros de Carlos Fabra, el presidente de la Diputación de Castellón, que encargó el proyecto y ha sido varias veces investigado por corrupción.

«Hemos sustituido la obsesión con los ladrillos y la construcción de viviendas con la obsesión por las autopistas, trenes de alta velocidad y aeropuertos, pero es la misma basura», dijo Fernando Fernández, un profesor de macroeconomía del Instituto de Empresa en Madrid. «Es como intentar una desintoxicación de drogadictos», dijo. «La economía ha crecido a través de la construcción en los últimos 10 años y se han creado un montón de malos hábitos».

León, la ciudad de origen del primer ministro socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, convirtió un aeropuerto militar en uno comercial que sólo tiene un puñado de vuelos a la semana. La ciudad de 200.000 habitantes, es ya accesible por una moderna autopista y ahora tiene la promesa de una parada de tren de alta velocidad, como parte del nuevo tren bala de Galicia. Mientras tanto, el sur de Murcia acaba de construir un segundo aeropuerto, a media hora de distancia del antiguo, en perfecto estado. Se habla ahora de Toledo, a una hora de Ciudad Real, para hacer el propio también.

Gran parte del problema proviene de distribución territorial de España de las 17 regiones semiautónomas. «Este es un país de feudos, como la Edad Media, ¿sabes?" Quiero mi aeropuerto, mi centro de convenciones y el tren de alta velocidad», dice Stephen Matlin, director ejecutivo de la banca de inversiones Matlin Associates en Madrid. «Uno o dos aeropuertos no es el problema. El problema es cuando se hacen cientos de miles de proyectos, 1.000 millones de dólares por aquí, 1.000 millones por allí, muy pronto estamos hablando de un montón de dinero».

El aeropuerto de Ciudad Real, a unos 235 kilómetros al sur de Madrid, fue financiado en gran medida por la administración regional, que controlaba Caja Castilla-La Mancha y terminó siendo la primera de las cajas de ahorros de España en tener que ser rescatada por el Banco de España. El aeropuerto, con un coste de unos 1.100 millones, iba a tener una parada de tren bala para llevar a gente a Madrid, pero el dinero se agotó. Los críticos dicen que estando tan lejos de Madrid, nunca la conexión ferroviaria de todas formas habría funcionado. Madrid, mientras tanto, ha resuelto su problema de congestión mediante la construcción de una nueva terminal.

Ahora en suspensión de pagos, Ciudad Real está buscando un comprador. En la cafetería, un puñado de empleados del aeropuerto -unos 90 en total- toma el café. Un limpiador pule el suelo una y otra vez. Paneles de vuelos desde y hacia Nueva York, Estocolmo y otros lugares remotos son sólo un popósito, porque los técnicos están comprobando que funcionan estos paneles correctamente. «El aeropuerto fue una total estafa», dijo Eva Acosta, de 38 años, una empleada de una agencia de publicidad.

«Ciudad Real es demasiado pequeña para lo que construyeron. Era una estafa para hacerse rico rápidamente entre los políticos y el conjunto de empresarios». Fuentes de PP y PSOE con las que ha hablado Reuters argumentan que cuando se hicieron la mayoría de los proyectos de dudosa elaboración nadie previó la magnitud de la crisis por venir. «Lo que estamos haciendo es mantener la vieja estructura económica del país», dijo Fernández. «En lugar de invertir en nuevas capacidades de las personas ... que gastamos el dinero en mantener a los ocupados para dar la apariencia de traer abajo las cifras de desempleo».

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Empresa
M. N. Las agencias revisan a la baja las perspectivas de las compañías
Economía
Calcula cómo te afectará la reforma
    Lo último...

    Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.